Aumentan los locales sin alquilar en la Ciudad

Según un informe la facturación no alcanza para pagar los alquileres en algunos rubros.
La caída en el consumo generada por la incertidumbre sembrada tras el estallido de la crisis financiera internacional se tradujo en un aumento de locales comerciales desocupados en la ciudad de Buenos Aires.

Así como la actividad de la construcción es altamente procíclica al crecimiento de la actividad económica, la ocupación de los locales comerciales existentes es directamente proporcional al consumo, que a su vez depende de los niveles de empleo, de ingreso y de crédito entre otros.

En consecuencia, cuando el consumo crece en general los precios y los niveles de ocupación de los locales comerciales aumentan y viceversa.

De acuerdo a un análisis de Reporte Inmobiliario, el incremento incesante del consumo que impulsó una fuerte puja por locales comerciales había ya comenzado a desacelerarse hacia fines del año pasado y lejos de revertir esta tendencia durante el curso de 2008 se profundizó aún más incrementando el número de espacios que quedan desocupados en virtud de que los números de facturación no cierran en algunos rubros como para hacer frente a los costos de locación que se solicitan en algunas renegociaciones.

De un relevamiento efectuado por la consultora surge que existen ofertados en alquiler a principios de diciembre 42 locales comerciales en el sector del radio céntrico delimitado entre la calle Florida y las avenidas Callao, Santa Fe, y De Mayo.

Con relación al efectuado un año atrás se detectaron cinco locales vacíos adicionales ya que en ese entonces la cifra de vacancia totalizaba 37 inmuebles comerciales.

Los valores van de u$s 20 mil a u$s 35 mil mensuales, más de u$s 100 dólares el metro cuadrado, y en 75% de los casos los montos se expresan en pesos, con contratos de alquiler a tres años en general bajo cláusulas de escalonamiento y renegociación.

Además, se solicitan dos meses de depósito y comisión inmobiliaria de 5%.

Según el análisis, si bien aún los puntos o corredores comerciales neurálgicos de la ciudad no acusan una vacancia llamativa, este fenómeno sí ya se hace notar en circuitos y calles comerciales secundarias combinado incluso con rotación de inquilinos que no llegan a completar siquiera el contrato de alquiler y que cierran en virtud de su menor giro de negocios.

Comentá la nota