Aumentan los controles sobre el uso del agua potable

Consiste en una medida preventiva ante las altas en el consumo por la temporada estival. También lanzarán una campaña para difundir su uso moderado y responsable en toda Villa Mercedes.
Las altas temperaturas que se registraron en los últimos días provocaron un pico en el consumo de agua potable que dejó, en el día de hoy, a varias zonas de la ciudad sin suministro o con baja presión. La Municipalidad busca concientizar a la población sobre su uso responsable para evitar medidas restrictivas e intensificará los controles para responder normalmente a la demanda.

"Los controles los veníamos realizando pero los vamos a incrementar, trabajaremos por barrios y empezaremos por aquellas zonas donde detectamos situaciones de derroche, como sucede en las partes periféricas de la ciudad. La ribera, Barrio Federal, Altos del Oeste, Pablo Díaz, Feliciano Sarmiento, entre otras zonas", explicó Daniel Guibelalde, Administrador de Obras Sanitarias Mercedes (OSM), quien agregó que las inspecciones se extenderán también a los grandes consumidores de agua como los lavaderos de autos, hoteles, comedores, restaurantes para corroborar que cuenten con las instalaciones adecuadas para los consumos habituales que tienen.

Los operativos los efectuarán inspectores de Obras Sanitarias junto al personal del CCCI (Centro de Control y Coordinación de Inspección) que recorrerán los distintos barrios y determinarán en base a parámetros de la superficie cubierta lo que consume cada familia por mes, y si tienen un elevado consumo. Luego, el Tribunal de Faltas aplicará la sanción que considere necesaria.

Detalló que en las plantas potabilizadoras del Dique Vulpiani y de La Ribera producen por persona 4 millones de litros por día, lo que supone una cantidad más que suficiente para los habitantes que tiene Villa Mercedes. Además, comentó que invirtieron en una electrobomba para mejorar el rendimiento y optimizar el caudal de agua para ir mejorando los volúmenes d producción. "Esta obra de infraestructura reduce los costos de electricidad y permite captar

Y recuperar el caudal de agua más rápidamente".

El mercedino consume 400 litros de agua por día, el doble de lo que debería de acuerdo a lo que aconseja OSM, que fija un promedio de 200-250 litros por persona para un uso sostenible. Entre otras prácticas extendidas que llevan al alto consumo, los inspectores detectan el riego de calles fuera del día permitido, el uso abusivo para rellenar las piletas, el riego de los jardines durante toda la noche, entre otros hábitos.

"Con esta temperaturas las personas aprovechan para llenar las piletas y esto hace un gran daño al vecino, a toda la cuadra, porque ocupa el volumen de 3 ó 4 cañerías. La producción de obras sanitarias está en un punto óptimo, no hay ninguna rotura de ningún caño, ni de una bomba y es un alto consumo por eso es que la población en un 30 % ó 40% se va a ver dificultada la presión de agua", expresó Juan Carlos Palacios, Coordinador de OSM.

El derroche hídrico es una costumbre argentina ya que muchas ciudades europeas lograron bajar la tasa de consumo a una cifra bastante inferior a los 200 litros promedio. En San Luis, el agua tiene una importancia estratégica porque es una provincia con zonas semiáridas por lo que, tanto el Gobierno Provincial como la intendencia, promueven todos los años el cuidado del recurso para su preservación y consumo sustentable.

"Hay días que en la planta del Vulpiani duplicamos la producción normal y se hace difícil mantener los caudales. Por el momento no es necesario una restricción superior pero debemos modificar pautas culturas que hacen que en el tiempo el servicio no sea sostenible.", advirtió Guibelalde.

Comentá la nota