Aumenta el número de viviendas para alquilar por 24 meses

Se observa un cambio en el comportamiento del mercado inmobiliario marplatense. La recesión en las ventas parece impulsar a los propietarios a buscar inquilino en vez de comprador.
Contrariamente a lo que ocurría tiempo atrás, cuando había muy pocas propiedades disponibles, Mar del Plata cuenta en estos momentos con una importante cantidad de viviendas que están siendo ofrecidas en alquiler por 24 meses. El aumento en esa oferta obedece a varias causas. Una de ellas es la retracción de las ventas, lo cual hizo que muchos propietarios hayan resuelto incluir a sus propiedades en el mercado de las locaciones abandonando la idea de conseguir un buen comprador.

Otra razón es la incorporación de unidades que forman parte de los edificios que se fueron terminando en los últimos meses.

Y una tercera causa es la decisión adoptada por muchos dueños que, desencantados con el rendimiento de las locaciones de temporada o semanales, decidieron alquilar sus departamentos o casas por lapsos más prolongados. En este último punto cabe añadir que últimamente fue ganando terreno la idea de alquilar por pocos días, para alguna "escapada" de fin de semana largo, por ejemplo.

Pero en definitiva, por una razón u otra, lo cierto es que los propietarios que adoptaron el temperamento de pasarse al mercado de los alquileres habrán considerado que si bien el beneficio económico no va a ser mayor que con las locaciones temporarias, van a evitarse molestias.

Las requisitos que se les exige cumplir a los interesados en alquilar son los habituales: justificar un ingreso, presentar un garante confiable y responder al perfil que se busca para cada propiedad. Una vez suscripto el contrato, que contempla el pago de un mes de depósito, un mes adelantado y la comisión (cuando interviene una oficina inmobiliaria) se les suele pedir que pongan los servicios (luz y gas) a su nombre y la presentación de una póliza de seguro contra incendio.

Opinan profesionales

Diego del Valle, titular de un estudio inmobiliario de Santa Fe al 3100, manifestó que "al aumentar la oferta, los precios de los alquileres se acomodaron un poco; de todos modos -aclaró- a la hora de fijarlos los propietarios no tienen más remedio que tomar en cuenta los incrementos experimentados por las expensas y los impuestos".

A eso hay que sumarle "una ganancia razonable, que justifique destinar la propiedad al mercado de los alquileres", señaló.

Posteriormente, tras comentar que "hace una década que la demanda se mantiene pareja", dijo que "el que está dispuesto a alquilar hoy puede elegir entre muchas propiedades"; al hablar de valores sostuvo que un ambiente se está alquilando en la franja comprendida entre 650 y 900 pesos; por dos ambientes se piden entre 800 y 1.200 pesos; los departamentos de 3 ambientes tienen valores que van de 900 a 1.500 pesos.

A su vez, los chalet clásicos se alquilan a unos 1.500 pesos por mes, y como los contratos son por dos años, "teniendo en cuenta que estamos en un país con inflación, es habitual que se fije un precio para los primeros 12 meses y otro, con un 20% de aumento, para los restantes", aclaró.

Para este operador del mercado inmobiliario, haber dado con "un buen inquilino" es importante que "el propietario lo cuide" cuando llegue el momento de la renovación de los contratos: "Tratándose de un locatario cumplidor, es mejor cobrar un pesito menos y asegurarse de que uno no va a tener problemas", graficó.

Finalmente señaló que "como está hoy el mercado, hay algunas propiedades que cuesta alquilarlas; las buenas, en cambio, se ocupan rápidamente".

A su vez, Jorge Costagliola, responsable de la oficina inmobiliaria de Corrientes al 2100 coincidió que "es evidente" que hay más oferta que otros años, lo cual es beneficioso para el inquilino. "Como las ventas cayeron mucho, no son pocos los propietarios que deciden alquilar sus propiedades", señaló.

Añadió que el hecho de que "la Justicia sea tan lenta cuando hay que proceder a un desalojo" hace que los dueños extremen sus recaudos: "Es normal que le pidan al inquilino la constancia de un ingreso demostrable, acorde a la locación; también un fiador que sea material y moralmente solvente".

En materia de precios sostuvo que "están bajos y no se ajustan al valor de los inmuebles". Luego, para el propietario "el alquiler no representa una gran utilidad". En pleno centro se ofrecen departamentos de un ambiente amoblados por 600 pesos mensuales, y si se trata de 2 ambientes chicos se pueden conseguir desde 750 pesos, aseguró.

Comentá la nota