Aumenta 26% la morosidad de las familias

Aumenta 26% la morosidad de las familias
En diciembre de 2008, estaba en situación irregular 4,4% del crédito de los bancos a particulares. El 2007 cerraba en 3,5%.
La crisis mundial ya está mostrando sus efectos en las finanzas de las familias. Los argentinos aumentaron su nivel de endeudamiento junto con un incremento en el nivel de morosidad. Según el Informe de Estabilidad Financiera del primer semestre de 2009, que difundió ayer el Banco Central de la República Argentina, 4,4 por ciento de la cartera de financiaciones de las entidades del sistema financiero estaba en situación irregular en diciembre de 2008.

Esto implica un incremento de 25,7 por ciento respecto de un año atrás, cuando 3,5 por ciento del financiamiento a las familias presentaban atrasos.

El aumento de la irregularidad está liderado por las líneas para consumo, de la mano de las ofertas más tentadoras de los bancos y empresas de retail. Básicamente, los bancos tienen cuatro líneas para las familias: tarjetas de crédito, préstamos personales, prendarios e hipotecarios. Las dos primeras, vinculadas al consumo; y las segundas, destinadas a la adquisición de bienes durables (autos o inmuebles) que garantizan la operación.

En particular, 5,8 por ciento de los créditos personales (otorgados por bancos y por entidades financieras no bancarias) está morosos. Es el rubro que mostró mayor aumento de la irregularidad (45 por ciento, respecto del cuatro por ciento de diciembre de 2007). En cambio, la irregularidad en las tarjetas de crédito (3,7 por ciento) y en los préstamos prendarios (1,4) aumentó menos y en los hipotecarios, bajó.

Según el Banco Central, este fenómeno va acompañado de un incremento del endeudamiento de las familias y explica que el mayor deterioro se presenta en las financiaciones otorgadas a personas que se incorporaron más recientemente al sistema.

Una carga creciente. Dentro de la cartera crediticia del sistema financiero, el sector familias fue el que más subió, en detrimento del segmento corporativo y del sector público.

En diciembre de 2008, 19,5 por ciento del activo neto del sistema correspondía a financiaciones a los hogares. Un año antes rondaba el 17 por ciento y a fin de 2004 no superaba el ocho.

Los préstamos personales y tarjetas de crédito llegaron a financiar el siete por ciento del consumo privado. Lo que las familias le deben a los bancos representa el 20 por ciento de los salarios que se pagan en el país.

Para el Central esto entraña un riesgo: "Los hogares continúan aumentando su endeudamiento, en un marco en el que se espera cierta desaceleración en el crecimiento de sus ingresos, lo que podría reflejarse en una mayor carga de los servicios financieros". Es decir, podrían enfrentar mayores dificultades para pagar.

Salarios según Indec

El índice de salarios registró un incremento promedio de 2,18% durante el primer bimestre, impulsado por una sensible mejora en los haberes de los trabajadores no registrados, según informó ayer el Indec.

Este segmento aumentó 7,22% respecto de diciembre, mientras que en los sectores formales de la economía –privados registrados y públicos– registraron mejoras de 1,32 y 0,23% respectivamente.

En febrero , el Índice mostró un crecimiento de 1,03% respecto de enero. En 2008, la variación fue de 22,4%, con dispar desarrollo según el sector.

Comentá la nota