"Si aumenta el inmobiliario rural habrá morosidad y falta de pago"

Julio Echenique, titular de la Sociedad Rural de Río Cuarto, advierte que el sector del agro no puede afrontar nuevas sumas impositivas, tal como pretende la Gobernación. Paralelamente, ratifica que el campo es la única oposición real que debe enfrentar el proyecto político que encabeza Néstor Kirchner.
Ju­lio Eche­ni­que cree que los cin­co me­ses que lle­va en el se­gun­do man­da­to co­mo pre­si­den­te de la So­cie­dad Ru­ral de Río Cuar­to han si­do más in­ten­sos que el pri­mer pe­río­do.

Con el pro­lon­ga­do con­flic­to que ha en­fren­ta­do a las en­ti­da­des del agro con el go­bier­no na­cio­nal co­mo ina­mo­vi­ble fon­do, el 2009 ha de­pa­ra­do a los pro­duc­to­res ru­ra­les una his­tó­ri­ca se­quía, su­ce­di­da por una se­rie de in­cen­dios que de­vas­ta­ron la re­gión.

Por esa su­ma de si­tua­cio­nes, sos­tie­ne que el sec­tor del agro no pue­de afron­tar una su­ba del im­pues­to in­mo­bi­lia­rio ru­ral, al­go que pre­ten­de el Go­bier­no pro­vin­cial. Si así ocu­rrie­re, la mo­ro­si­dad y el no pa­go au­men­ta­rían con­si­de­ra­ble­men­te, en un sec­tor en el que la eva­sión "no su­pe­ra la exis­ten­te en el co­mer­cio y la in­dus­tria".

En la en­tre­vis­ta que se­ma­nal­men­te se con­fec­cio­na con las pre­gun­tas de los usua­rios del si­tio web de Pun­tal, Eche­ni­que tam­bién ra­ti­fi­ca que el cam­po es la úni­ca opo­si­ción que de­be en­fren­tar Nés­tor Kirch­ner, a quien in­di­ca co­mo el ver­da­de­ro po­see­dor del po­der en Ar­gen­ti­na.

- Di­ce que es­te se­gun­do pe­río­do al fren­te de la So­cie­dad Ru­ral ha co­men­za­do más mo­vi­do que el an­te­rior.

- Sí. Se­rá que la pro­pia vi­da ins­ti­tu­cio­nal, po­lí­ti­ca, gre­mial en Ar­gen­ti­na es­tá más mo­vi­da, o que hay más pro­ble­mas que re­sol­ver que en años an­te­rio­res. A lo me­jor se es­tán ace­le­ran­do los tiem­pos, lo cual im­pli­ca que es­ta­mos to­dos más com­pli­ca­dos.

- ¿Qué quie­re de­cir con que se es­tán ace­le­ran­do los tiem­pos?

- Po­lí­ti­ca­men­te, Kirch­ner ya no ha­bla con na­die, a pe­sar de que ma­ne­ja to­do el país. Creo que la pre­si­den­ta es­tá pin­ta­da. Sim­ple­men­te sir­ve pa­ra las fo­tos, pa­ra los ac­tos, pa­ra esos dis­cur­sos que le en­can­ta de­cir. En cam­bio, Nés­tor Kirch­ner es­tá apu­ran­do su re­gre­so y es­tá más ade­lan­te que la opo­si­ción po­lí­ti­ca, que no es­tá ar­ti­cu­la­da y no sa­be qué va a ha­cer. Él sí sa­be lo que va a ha­cer. Gra­cias a Dios que tie­ne una opo­si­ción fuer­te que es el cam­po, que es la más pen­san­te, que es­tá más ar­ti­cu­la­da. Si no exis­tie­ra el cam­po no ten­dría opo­si­ción. Su idea he­ge­mó­ni­ca, de su­mar ca­da vez más po­der, de es­tar cua­tro años más en el go­bier­no, po­si­ble­men­te se le ha­ga mu­cho más di­fí­cil en fun­ción de esa opo­si­ción fé­rrea. Si bien po­de­mos te­ner di­fe­ren­cias en nues­tra Me­sa de En­la­ce, an­te el ene­mi­go co­mún eso se di­lu­ye y se­gui­mos jun­tos.

- ¿Es sos­te­ni­ble la unión de la Me­sa de En­la­ce, a pe­sar de las di­fe­ren­cias que hay fun­da­men­tal­men­te en­tre la So­cie­dad Ru­ral y Fe­de­ra­ción Agra­ria?

- En la me­di­da en que la Me­sa de En­la­ce si­ga re­pre­sen­ta­da por gen­te pen­san­te, afec­ta al diá­lo­go, con ac­ti­tud de no pe­lear­se, me pa­re­ce que no va a ha­ber nin­gún in­con­ve­nien­te pa­ra se­guir jun­tos. A pe­sar de que Fe­de­ra­ción Agra­ria pue­da te­ner una ley de arren­da­mien­to dis­tin­ta de la que no­so­tros pen­sa­mos, am­bos so­mos re­pre­sen­tan­tes del pe­que­ño y me­dia­no pro­duc­tor.

- En el mar­co de ese con­flic­to con el Go­bier­no, es­ta se­ma­na fi­na­li­zó un nue­vo pa­ro que in­clu­yó el ce­se de co­mer­cia­li­za­ción de gra­nos y ha­cien­da. Los usua­rios pre­gun­tan por qué no de­jan pa­sar los ca­mio­nes que en­vían los due­ños de cam­pos que no com­par­ten las me­di­das de fuer­za.

- No­so­tros en­ten­de­mos que to­do el cam­po tie­ne que ser un mo­vi­mien­to or­de­na­do. Quien no es­té de acuer­do, la­men­ta­ble­men­te ten­drá que aca­tar lo que dis­pon­ga la ma­yo­ría. Por eso es que no pa­sa na­die, ni na­die fle­ta ca­mio­nes. De to­dos mo­dos, he­mos vis­to cla­ra­men­te que a es­te úl­ti­mo pa­ro la gen­te lo ha aca­ta­do to­tal­men­te, ha to­ma­do con­cien­cia de que en és­ta, de­be­mos es­tar to­dos jun­tos. No ha ha­bi­do mo­vi­mien­to de ani­ma­les pa­ra fae­na, no ha ha­bi­do mo­vi­mien­to de gra­nos.

- En los re­cla­mos del pa­sa­do año al bor­de de la ru­ta tu­vie­ron el apo­yo de mu­chos sec­to­res y ac­to­res so­cia­les. Sin em­bar­go, les re­pro­chan que us­te­des no han apo­ya­do a esos otros sec­to­res, es­pe­cial­men­te los gre­mios, cuan­do a ellos les to­có es­tar en una si­tua­ción des­fa­vo­ra­ble.

- Yo creo que mu­cha gen­te nos apo­yó por­que que­ría cam­biar es­te Go­bier­no. En­ton­ces pen­sa­ron que por in­ter­me­dio del cam­po po­dían vol­tear­lo. Pe­ro si ha­bla­mos de apo­yo, ca­da uno tra­ta de ha­cer su pro­pia se­cuen­cia, y no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que es­tar apo­yan­do a los de­más. Nun­ca se ven dis­tin­tos apo­yos, sal­vo en el sin­di­ca­lis­mo, que se dan la ma­no y se apo­yan en­tre ellos. No sé en qué pro­tes­ta de­be­ría­mos ha­ber es­ta­do, pe­ro no­so­tros tra­ta­mos de que nues­tro cam­po sea un mo­vi­mien­to de pro­duc­ción. El de­sa­rro­llo del país del 2001 en ade­lan­te se ori­gi­nó des­de el in­te­rior. En­ton­ces a lo me­jor no he­mos da­do ese apo­yo, pe­ro sí he­mos pro­du­ci­do y he­mos dis­tri­bui­do ese di­ne­ro en la lo­ca­li­dad don­de vi­vi­mos. El pro­duc­tor no es de guar­dar pla­ta o lle­var­la al ex­te­rior, la lar­ga di­rec­ta­men­te acá.

- Lo que más señalan esos actores es que el Go­bier­no de la pro­vin­cia se ha mostrado re­nuen­te a ajus­tar los impuestos al agro, no así con las remuneraciones a los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les. ¿No le han hecho llegar ese planteo?

- No. Y en nin­gún ca­so nos han ve­ni­do a pe­dir apo­yo. En el con­flic­to del año pa­sa­do, en el mo­men­to más pi­can­te, es­tu­vo la CGT, co­mo tam­bién es­tu­vo el Cen­tro Co­mer­cial, que es­ta­ban tan preo­cu­pa­dos co­mo no­so­tros. Pe­ro el apo­yo que nos da­ban real­men­te era muy ti­bio. Y de la CGT nin­gu­no.

- De cual­quier ma­ne­ra, Schia­ret­ti los con­vo­ca­ría la se­ma­na pró­xi­ma pa­ra plan­tear un re­to­que al in­mo­bi­lia­rio ru­ral.

- Si to­man esa me­di­da van a em­pe­zar a te­ner mo­ro­si­dad. No le pue­den po­ner más im­pues­tos al cam­po. No lo ab­sor­be, no lo va a po­der pa­gar. En­ton­ces lo úni­co que van a con­se­guir es que ha­ya mo­ro­si­dad, o di­rec­ta­men­te no pa­go. Fi­ja­te que la Mu­ni­ci­pa­li­dad es­tá pre­vien­do un pre­su­pues­to en el que no con­tem­plan au­men­to de im­pues­tos, por­que sa­ben que si lo ha­cen, la gen­te no lo va a pa­gar.

- Pa­re­ce­ría ine­vi­ta­ble, da­da la es­ca­sez de fon­dos. ¿Ima­gi­na al­gu­na al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar el ajus­te?

- No lo sé. Por ahí achi­can­do el gas­to pú­bli­co. El Es­ta­do, na­cio­nal, pro­vin­cial, mu­ni­ci­pal, es­tá muy acos­tum­bra­do a to­car los in­gre­sos y no los gas­tos.

- Ha­blan­do de no pa­go, el Go­bier­no na­cio­nal mues­tra nú­me­ros que in­di­can que es al­to el ín­di­ce de co­mer­cio in­for­mal en el cam­po. Mu­chos, in­clu­so den­tro del ru­bro, reconocen que la ven­ta en ne­gro es muy co­mún.

- No creo que sea más de lo que hay en otras ac­ti­vi­da­des. No creo que ten­ga­mos un por­cen­ta­je ma­yor que el co­mer­cio o la in­dus­tria. Por la ex­ce­si­va can­ti­dad de im­pues­tos que te­ne­mos en nues­tro sis­te­ma tri­bu­ta­rio y por lo al­to que es el im­pues­to a las Ga­nan­cias, en mu­chos ca­sos se lle­ga ne­ce­sa­ria­men­te a eso. Te­nés im­pues­tos na­cio­na­les, pro­vin­cia­les, mu­ni­ci­pa­les. En­ton­ces el em­pre­sa­rio an­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo, lo ha­ce. Aho­ra, di­cen que mu­chas de las usi­nas de fac­tu­ras tru­chas que se han uti­li­za­do vie­nen de ma­fias que es­tán muy re­la­cio­na­das con el or­ga­nis­mo re­cau­da­dor. O sea, cer­ca de Afip hay gen­te que co­no­ce muy bien có­mo es el sis­te­ma y en fun­ción de eso ela­bo­ran po­lí­ti­cas de eva­sión que se las pa­san al pro­duc­tor, al co­mer­cian­te, a quien fue­re.

- ¿Por la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria re­sul­ta ine­vi­ta­ble caer en el co­mer­cio in­for­mal?

- En fun­ción de la pre­sión tri­bu­ta­ria que te­ne­mos, creo que va­mos a se­guir con el mis­mo ni­vel. Nues­tra eva­sión ha si­do cró­ni­ca. Des­de que me acuer­do, siem­pre ha ha­bi­do eva­sión. Pe­ro siem­pre ha ha­bi­do un sis­te­ma tri­bu­ta­rio su­ma­men­te bu­ro­crá­ti­co, com­pli­ca­do, en el que hay mu­chí­si­mos im­pues­tos. En­ton­ces en al­gún mo­men­to el con­tri­bu­yen­te se sien­te as­fi­xia­do.

- El Go­bier­no ha re­cal­ca­do que, con los im­pues­tos, en es­te ca­so las re­ten­cio­nes, se ayu­da a sol­ven­tar a los que me­nos tie­nen.

Pe­ro la re­ten­ción siem­pre la co­bra el Go­bier­no, por­que to­do lo que sa­le del puer­to ya lle­va el 35%. O sea que si ha­bla­mos de eva­sión de­be­mos ver la eva­sión de im­pues­tos pro­pios, al con­tri­bu­yen­te, co­mo el im­pues­to a las Ga­nan­cias, pe­ro no las re­ten­cio­nes. Yo pue­do no ven­der a nom­bre mío pa­ra no pa­gar Ga­nan­cias, pe­ro mi mer­ca­de­ría la es­tá ven­dien­do otro, y cuan­do lle­ga a puer­to se le ha­ce la re­ten­ción. En­ton­ces la eva­sión en la ac­ti­vi­dad es más in­di­vi­dual que glo­bal, más de ca­da hom­bre de cam­po o em­pre­sa­rio.

- Mu­chos ca­li­fi­ca­n de mez­qui­no el planteo del agro, indicando que sólo atienden su conveniencia. ¿Es­tán de acuer­do con que los ma­yo­res apor­tes de­ben co­rres­pon­der a quie­nes más tie­nen?

- Sí, por su­pues­to. Es­toy ple­na­men­te con­ven­ci­do de eso. En la So­cie­dad Ru­ral siem­pre he­mos orien­ta­do cam­pa­ñas pa­ra los que me­nos tie­nen.

- ¿Por qué mu­chos man­tie­nen la idea de que en la Ru­ral só­lo quie­ren be­ne­fi­ciar­se a sí mis­mos?

- Lo que pa­sa es que co­mu­ni­ca­cio­nal­men­te siem­pre se ha vis­to a la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, que es la entidad que es­tá en Bue­nos Ai­res. Es una de las pa­tas de la me­sa nues­tra. Esa entidad ha es­ta­do con­for­ma­da por gran­des te­rra­te­nien­tes, aunque es al­go que ya no exis­te. En de­fi­ni­ti­va, ha si­do así. Eran los gran­des te­rra­te­nien­tes el si­glo XIX que con­for­ma­ron esa So­cie­dad Ru­ral. Esos gran­des te­rra­te­nien­tes, por la mis­ma he­ren­cia, por el pa­so de ge­ne­ra­cio­nes, fueron dividiendo esos cam­pos. En­ton­ces ya la Sociedad Rural es más afín a no­so­tros, los mo­vi­mien­tos con­fe­de­ra­dos, las Ru­ra­les del in­te­rior, por­que ya so­mos to­dos pro­duc­to­res más pe­que­ños o me­dia­nos. Eso no qui­ta que ha­ya gran­des, que los hay. Pe­ro al cam­po siem­pre se lo ha vis­to re­fle­ja­do en el gran te­rra­te­nien­te, en el es­tan­cie­ro de la SRA.

"No nos acompañan"

- Han pa­sa­do cin­co me­ses de las in­ter­nas en la Ru­ral, en las que us­ted fue ree­lec­to. ¿Có­mo que­dó el vín­cu­lo con el sec­tor de­rro­ta­do?

- Yo con­si­de­ro que el per­de­dor, la opo­si­ción, tie­ne que acom­pa­ñar, no ve­nir a plan­tear exi­gen­cias o dis­po­ner co­sas. Acá la par­te per­de­do­ra no es­tá acom­pa­ñan­do. Lo la­men­to, por­que pen­sé que la gen­te de la otra lis­ta po­dría se­guir tra­ba­jan­do, pe­ro no tie­nen el áni­mo o el pen­sa­mien­to de acom­pa­ña­mien­to. Eso es du­ro, pe­ro se­gui­re­mos tra­ba­jan­do co­mo has­ta aho­ra. Te­ne­mos una co­mi­sión di­rec­ti­va for­ma­da por gen­te jo­ven con ga­nas de tra­ba­jar, que van ad­qui­rien­do ex­pe­rien­cia pa­ra go­ber­nar ma­ña­na.

Sin vocación industrial

- Al­guien pre­gun­ta por qué no in­vier­ten pa­ra ar­mar una agroin­dus­tria en vez de me­ter­se en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. ¿Pien­san en esa po­si­bi­li­dad?

- Pa­sa que no so­mos un país in­dus­tria­li­za­do, en­ton­ces com­pe­tir con in­dus­trias en el ex­te­rior es muy di­fí­cil. Las agroin­dus­trias tie­nen que ser su­ma­men­te gran­des, co­mo Acei­te­ra Ge­ne­ral De­he­za por ejem­plo, o in­dus­trias de me­tal­me­cá­ni­ca, pa­ra ma­qui­na­ria agrí­co­la, que fun­cio­nan bien. Lo más fá­cil en el país siem­pre fue in­ver­tir en la­dri­llos. La cons­truc­ción per­mi­te una rá­pi­da evo­lu­ción eco­nó­mi­ca.

- ¿Una gran in­dus­tria in­te­re­sa al sec­tor? Mu­chos ha­blan de la ne­ce­si­dad de que la re­gión to­me un per­fil in­dus­trial, pa­ra lo cual se­ña­lan el agro co­mo la me­jor po­si­bi­li­dad.

- A lo me­jor no ten­ga­mos vo­ca­ción in­dus­trial no­so­tros. Par­ti­mos de ahí. El pro­duc­tor es­tá más me­ti­do en su ac­ti­vi­dad em­pre­sa­ria, que la co­no­ce bien y es muy ca­paz pa­ra rea­li­zar­la. Sal­tar a una ac­ti­vi­dad in­dus­trial es un pa­so muy gran­de. Por­que ya es­tá acos­tum­bra­do a su ope­ra­to­ria de tra­ba­jo, a la lo­gís­ti­ca de su ac­ti­vi­dad.

Golpes, democracia y los ´90

- A la So­cie­dad Ru­ral se le re­cuer­da su apo­yo a los gol­pes de Es­ta­do per­pe­tra­dos el si­glo pa­sa­do. ¿Có­mo se con­vi­ve con eso?

- En to­dos los gol­pes mi­li­ta­res hu­bo ci­vi­les de por me­dio. No sé si ha­brán si­do los pro­duc­to­res, los in­dus­tria­les o los em­pre­sa­rios, pe­ro en to­dos los gol­pes ha ha­bi­do ci­vi­les de por me­dio. En la épo­ca de On­ga­nía, en la épo­ca de La­nus­se, siem­pre hu­bo ci­vi­les dan­do vuel­tas, así que de nin­gu­na ma­ne­ra pue­do pen­sar que so­la­men­te fue la gen­te del cam­po la que es­tu­vo de­trás de las aso­na­das.

- En to­do es­te con­flic­to se han es­cu­cha­do vo­ces que pe­dían que la Pre­si­den­ta se va­ya an­tes de ter­mi­nar su man­da­to.

- No. Yo soy to­tal­men­te de­mo­crá­ti­co. Es­toy go­zan­do de la de­mo­cra­cia y no quie­ro que vuel­va otro pro­ce­so mi­li­tar. A pe­sar de que aho­ra te­ne­mos una es­pe­cie de mo­nar­quía en la cual la de­ci­sión pa­sa por una so­la per­so­na. Pe­ro con la de­mo­cra­cia de­be­mos in­ten­tar evi­tar es­to.

- Tam­bién le pre­gun­tan por qué no re­cla­ma­ron con la mis­ma fir­me­za en los 90, cuan­do el país atra­ve­sa­ba un pe­río­do ne­fas­to.

- Los pri­me­ros años del go­bier­no de Me­nem, sa­lien­do de la cri­sis del 89, fue­ron bue­nos. Des­pués eso se de­ge­ne­ró. El se­gun­do man­da­to tu­vo mu­chas com­pli­ca­cio­nes por la co­rrup­ción, por­que no su­pie­ron ade­cuar el mo­de­lo. Pe­ro en los 90 se ini­ció la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del agro, que es la que se va re­fle­jan­do aho­ra. Ahí se ini­ció la am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la, gra­cias a la siem­bra di­rec­ta. To­do eso em­pe­zó en los 90. El pri­mer go­bier­no de Me­nem fue ra­zo­na­ble.

Comentá la nota