Con las aulas vacías en la provincia

Mientras el Frente Gremial Docente bonaerense calificó de "contundente y masivo" el acatamiento a la primera jornada de un paro de 48 horas que continuará el martes, el gobernador Daniel Scioli y dos miembros de su gabinete aseguraron que no existe ninguna posibilidad de otorgar un aumento salarial en lo que resta del año.
"Siempre se comprendió y escuchó a los docentes, pero esta vez somos muy firmes: no va a haber aumentos en lo que resta de 2009", afirmó el director de Educación y Cultura, Mario Oporto.

El paro fue "total en las escuelas públicas y masivo en los establecimientos privados", evaluó Roberto Baradel, secretario general de Suteba. "Al ser contundente y masivo, queda demostrada la representatividad del Frente Gremial y la masividad del reclamo docente", dijo. La presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mirta Petrocini, estimó que "el nivel de acatamiento osciló entre el 98 y el ciento por ciento".

La respuesta oficial no fue alentadora para los maestros. "Nuestro gobierno tiene a la educación como prioridad y es el sector al que destinamos mayor inversión", afirmó Scioli, pero aclaró que "no estamos en condiciones de dar nuevos aumentos salariales a los maestros". El gobernador dijo que desde diciembre de 2007 hasta marzo pasado "ha habido un aumento acumulado que llega a más del 55 por ciento para los maestros".

"Los docentes nos han pedido la reapertura de la discusión salarial y les dijimos que estamos dispuestos para planificar los salarios del año que viene, porque este año ya no los va a haber", declaró Oporto. El funcionario instó a los docentes a "distinguir entre salarios deseables y posibles" y aclaró que "aunque no se contempla un aumento en el presupuesto de 2010, esto no significa que no lo vayamos a debatir; para discutirlo tenemos el mecanismo de paritarias". El ministro de Trabajo, Oscar Cuartagno, dijo no tener dudas "de que la dirigencia docente es consciente de la imposibilidad de otorgar aumentos este año", reiteró que "los reclamos son legítimos, pero no hay peor salario que el que no se paga y la provincia hace un gran esfuerzo para pagarlos".

Comentá la nota