Auditorías desnudan trama de "venganzas" en la Justicia.

Algunos altos referentes de la Justicia provincial quedaron en la mira de jueces que dicen no cuestionar las auditorías, pero sí que se divulguen informaciones antes de que se hayan completado los sumarios.
La interna desatada desde hace algún tiempo en el Poder Judicial pampeano resulta a esta altura muy evidente, y las auditorías ordenadas por el Superior Tribunal de Justicia no sólo que incomodaron a aquellos funcionarios que se sintieron "investigados", sino que pusieron sobre el tapete historias que incluirían venganzas, desquites y viejas cuentas sin saldar.

Ahora fue el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la provincia que -si bien dice coincidir con la decisión de realizar las auditorías- expresó su disgusto por "infidencias" deslizadas a la prensa con "informaciones parciales y/o inexactas relacionadas con medidas dispuestas por ese mismo Tribunal" (el Superior Tribunal de Justicia).

En una solicitada que se publica en esta misma edición el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la provincia de La Pampa, firmada por Hugo Oscar Díaz -integrante de la Cámara del Crimen nº 1- señala que "coincide con la decisión del Superior Tribunal de Justicia de ordenar auditorías en los organismos jurisdiccionales, en cumplimiento del deber legal de Superintendencia cuyo ejercicio siempre le correspondió en forma exclusiva".

Agrega que la función "en la medida que sea ejecutada por personal técnico de jerarquía, idóneo y tenga como objetivo real el mejoramiento de la prestación del servicio de justicia, será una herramienta útil para que puedan ser comprobadas las graves deficiencias estructurales que afectan al Poder Judicial".

En este sentido añade que esas fallas "desde hace décadas fueron permanentemente señaladas y comunicadas al STJ por jueces, funcionarios y empleados de todos los fueros".

Infidencias "graves".

Se lamenta más adelante que esa "loable decisión" del STJ "resulta empañada en la práctica por el indebido y anónimo adelantamiento a los medios de prensa de informaciones parciales y/o inexactas relacionadas con medidas dispuestas" por el mismo órgano judicial. "Trascendidos informativos que se produjeron a pesar de no haber concluido la tarea de auditoría, o cuando habiendo finalizado aquélla el afectado ignoraba sus conclusiones".

Enfatiza la solicitada en señalar que "las mencionadas infidencias son catalogadas como faltas graves por la misma Ley Orgánica del Poder Judicial (artículo 8), extremo que por sí solo amerita la correspondiente investigación".

¿Quién tiene que llevarla a cabo? El STJ según lo establece la misma carta orgánica que rige el organismo.

La molestia de los funcionarios judiciales se alimenta además por "la descalificación pública con relación a magistrados sujetos a investigación sumarial, cuando en esa actuación no se ha dictado aún resolución alguna al respecto".

Los magistrados finalmente sostienen que "la gravedad de los hechos referidos" le impone al Colegio que los agrupa hacer pública la situación poniéndola además en conocimiento de los tres poderes de la provincia y también al Colegio de Abogados y Procuradores y a la Federación Argentina de la Magistratura "en atención a la preocupante afectación de derechos constitucionales de los integrantes del Poder Judicial".

"Quemar gente".

Altas fuentes consultada ayer por LA ARENA se refirieron a una trama de "venganzas" por situaciones anteriores -sumarios y causas aún no resueltas que involucran a funcionarios de la justicia- que hace que se avance en investigaciones que "llevan la intención de quemar gente del Poder Judicial. No es serio si no se hace con el verdadero propósito de mejorar la gestión. Las auditorías no molestan para nada pero sí la solapada decisión de hacer algo para perjudicar a gente con la que se está enfrentada.

¿Quién, o quiénes? "Hay que hacer una investigación, pero alguna idea tenemos de quién se encarga de llevar y traer, y que no precisamente está interesado en un mejor funcionamiento de la justicia, sino que tiene una intencionalidad artera", disparó el funcionario. ¿Nombres? No los ofreció directamente, pero tiró algunas pistas y habrá que ver si en los próximos días se apunta con más certeza sobre quién -según los auditados- opera para perjudicarlos "por venganza" o "una buena dosis de maldad".

El tema hoy es la comidilla en el foro local, y comentada en voz baja por abogados, empleados y funcionarios, que se preguntan cómo terminará esta historia.

Comentá la nota