La Auditoría detectó irregularidades también en la liquidación del Delmi

Luego de dar cuenta de las irregularidades en la administración de las sociedades del estado que fueron disueltas en 2007, la Auditoría General de la Provincia (AGP) también detectó anomalías en su proceso de liquidación. Según un informe del organismo de control, la disolución del Comité Organizador Pro Estadio de la Ciudad de Salta Sociedad del Estado (COPECS SE), administradora del Estadio Delmi, estuvo plagada de irregularidades.
El proceso de liquidación de la empresa se hizo de manera informal, sin seguir los pasos que fija el marco legal, y sin ningún tipo de control sobre las transferencias del patrimonio, la presentación de balances contables, o de ejecuciones presupuestarias.

Pese a que la empresa fue declarada disuelta por la ley 7.470, publicada en octubre de 2007, los auditores señalaron que hasta noviembre de 2008, en que habían concluido las tareas de campo de la auditoría, "la disolución no había sido inscripta en el Registro Público de Comercio", lo que implica que no es oponible a terceros. Pero además, según la AGP, la empresa jamás remitió a Inspección General de Personas Jurídicas los antecedentes referidos al proceso de disolución y liquidación.

Resolución interna

Así las cosas, COPECS pasó de ser una sociedad del estado a depender de la entonces subsecretaría de Deportes y Recreación mediante una resolución interna de su interventor, Federico Abud, mediante la cual transfería a esa dependencia "los contratos de servicios y de alquiler de las instalaciones, como así también los bienes de uso y los saldos de las cuentas de la situación del tesoro - activos y pasivos" de la compañía. Por si esto fuera poco, los bienes transferidos nunca fueron recibidos de conformidad por sus nuevos administradores.

Pese a que Abud jamás realizó acción alguna para lograr la extinción total de los activos y pasivos de COPECS, la Secretaría General de la Gobernación emitió una orden de pago a favor de la Secretaría de Deportes para cancelar "facturas impagas" de la empresa correspondientes al ejercicio 2007.

Hasta la fecha de finalización de las tareas de campo de la AGP, no se había realizado ninguna acción tendiente a realizar los activos y cancelar los pasivos de COPECS y, por ende, no se había concretado la etapa de liquidación del patrimonio de la sociedad.

Pero además, los balances contables correspondientes a los ejercicios 2006 y 2007 jamás contaron con un informe auditor, y los de 2008 jamás fueron confeccionados.

Al parecer, las irregularidades detectadas por la Auditoría General de la Provincia fueron las que hicieron que el gobernador, Juan Manuel Urtubey, contratara a consultores para efectuar la liquidación de las compañías estatales que administraban no sólo el Estadio Delmi, sino el Estadio Padre Ernesto Martearena y el Complejo Teleférico Salta.

Comentá la nota