Auditarán el Acuífero Guaraní

Entidades Fiscalizadoras Superiores -EFS- 21 de países latinoamericanos, europeos y asiáticos, entre ellos Argentina, acordaron en Venezuela realizar una auditoría multilateral al Acuífero Guaraní para garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales de importancia global que se encuentran en el litoral suramericano.
(Momarandu). Entidades Fiscalizadoras Superiores -EFS- 21 de países latinoamericanos, europeos y asiáticos, entre ellos Argentina, acordaron en Venezuela realizar una auditoría multilateral al Acuífero Guaraní para garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales de importancia global que se encuentran en el litoral suramericano.

El acuerdo fue firmado por las EFS de Bolivia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Paraguay, Colombia, Cuba, Panamá, República Dominicana, España, Andorra, Albania, Portugal, Turquía, Estonia, Noruega, Países Bajos, Rumania, Ucrania, China, y Argentina.

El documento fue redactado durante las VI Jornadas de la Organización Europea de Entidades Fiscalizadoras Superiores -EUROSAI- y la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores –OLACEFS- llevadas a cabo recientemente en Venezuela.

En ese marco los representantes de los 23 países miembro también decidieron desarrollar en cooperación una auditoría ambiental al Amazonía, en la búsqueda de contribuir a garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales de importancia global que se encuentran en esta región.

El titular de la EFS de Austria y secretario general de la INTOSAI, Josef Moser; el titular de la EFS de Polonia y presidente de EUROSAI, Jacek Jezierski; también firmaron el documento calidad de testigos solidarios de la relevante importancia de llevar a cabo esta iniciativa.

Del mismo modo o hicieron el titular de la EFS España y Secretario General de EUROSAI, Manuel Muñoz; el de la EFS de Colombia y presidente de la OLACEFS, Julio César Turbay Quintero y el de la EFS de Panamá y Secretario Ejecutivo de la OLACEFS. "Las EFS se comprometen dentro del marco de sus competencias al desarrollo sostenible en el sector económico, social y en especial ecológico, dado que el creciente consumo de recursos naturales y los cambios climáticos y el aumento de la pobreza ponen en peligro nuestro futuro" dice el convenio.

El documento establece que las EFS aceptan la definición de las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible, como "desarrollo que satisface las necesidades de las futuras generaciones y ofreciéndoles la oportunidad de elegir su propio estilo de vida".

Sostiene que el concepto del desarrollo sostenible es un concepto con un futuro de dimensión global.

Los representantes de la INTOSAI, de la EUROSAI y de OLACEFS "apoyan y se solidarizan con la intención de las EFS implicadas y están dispuestos a prestar todo su apoyo a estos proyectos de auditoría de importancia trascendental para la humanidad".

Además, los firmantes declararon que estos proyectos son de interés mundial de las EFS y serán tema de los debates del XX Congreso Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (INCOSAI), que se celebrarán en el 2010 en Africa del Sur. Las conclusiones del encuentro internacional incluyeron la propuesta de la CGR: la decisión de promover la inclusión del patrimonio ambiental en los sistemas de cuentas nacionales de las EFS regionales.

El Acuífero Guaraní es considerado el tercer reservorio mundial de agua dulce por su tamaño, y el primero si se tiene en cuenta la pureza de su agua. Abarcando parte del territorio de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con una superficie mayor que la de España, Francia y Portugal juntos.

Pero se encuentra en serio riesgo de aumentar su salinidad debido a las perforaciones indiscriminadas de pozos destinados al negocio de las Termas en la región mesopotámica.

Ya en marzo de 2007 la Auditoria General de la Nación elevó, informe al Subsecretario de Recursos Hídricos que da cuenta que en el Acuífero Guaraní "están apareciendo, y especialmente en la Argentina, en Entre Ríos, aguas del Acuífero saladas; lo cual constituye un problema ambiental.

Esto se debe, a que "cuando se empieza a explotar el agua subterránea con perforaciones, pueden aflorar manantiales y cursos de agua. Las perforaciones tienen toda una implicancia ambiental en su construcción.

La mayoría de las que se realizan en el Acuífero Guaraní, no tienen una parte superior de encamisado que las aísle.

Comentá la nota