La audiencia pública pasó sin pena y sin gloria

El Gobierno de la Provincia realizó el viernes la audiencia pública incorporada a través del decreto 723, para decidir la ratificación o no de Javier Darío Muchnik como tercer miembro del Superior Tribunal de Justicia. Dirigida por el secretario de Desarrollo Sustentable Nicolás Lucas, la audiencia se transformó casi en un mero acto protocolar. El profesional prefirió realizó una contundente defensa del proceso de selección realizado por el Consejo de la Magistratura. La gobernadora Ríos no participó de la convocatoria.
Presidida por el secretario de Desarrollo Sustentable Nicolás Lucas, el Poder Ejecutivo Provincial realizó el viernes pasado, a las 14, una desdibujada audiencia pública que, incorporada a fines de abril a través del decreto 723, pretendía ponerle toda la transparencia pública y la participación ciudadana a la designación de Javier Darío Muchnik como tercer miembro de la Corte Provincial, después de que la gestión arista viniera poniendo en duda al sistema reglamentado a través del Consejo de la Magistratura como organismo de elección y remoción de Jueces consagrado por la Constitución de la Provincia.

Las 3 etapas planteadas en el recinto como desarrollo de la audiencia tuvieron una lectura del vasto curriculum del candidato; la ponencia de algunos pocos representantes que adhirieron a la designación de Muchnik y la formulación de las preguntas dirigidas al candidato de parte los representantes del Colegio de Abogados de Ushuaia y de Participación Ciudadana y finalmente, una serie de reflexiones de parte del abogado y juez nominado por el Consejo para el cargo. De manera opcional y para el caso descartadas, Muchnik no respondió a la serie de consultas elevadas por las entidades, por lo que minutos antes de las 16, la audiencia llegó a fin, en un recinto vacio de público y de funcionarios políticos y de la propia gobernadora que estando en la provincia, optó por permanecer en Río Grande y visitar la Feria de las Colectividades que encabezar un acto fundamentado por ella, para disponer "la designación o no del candidato propuesto".

Muchnik defendió el Consejo de la Magistratura, al que consideró perfectible

"Vivir en democracia es respectar la república y las instituciones"

Transformada entonces en un espacio de libre expresión y de información y no en una instancia de evaluación, ni de discusión, ni de diálogo, ni de toma de decisión, conforme lo detalló puntualmente Nicolás Lucas, la audiencia cerró con una ponencia por parte del profesional electo por el Consejo de la Magistratura, quien por el lapso de 40 minutos hizo un repaso de la constitución provincial y los objetivos de los convencionales plasmados en el año 1991 respecto al sistema de elección y remoción de jueces y defendió al mismo, al que consideró perfectible, aunque no matemáticamente perfecto.

"Uno de los tribunales que más prestigio ha tenido en el País, que ha Juzgado a la juntas militares, fue elegido por este sistema de selección. Yo no creo que nadie en el mundo jurídico se atreva a cuestionar esa elección de esos honorables magistrados", aseveró Muchnik.

Y apuntando a la cuestionada decisión del Ejecutivo plasmada a través del decreto 723, el abogado opinó que "reglamentariamente debe hacerse lo que está autorizado a hacer", por lo que "no rige ahí el libre arbitrio interpersonal". Agregando que "no es el mero deseo de sus miembros de modificar las cosas, el camino adecuado para modificarla. Hay ámbitos naturales para modificar una institución como el Consejo de la Magistratura y el ámbito natural no puede ser ni debe ser, cada vez que se somete a la elección de un juez, sino (que este es) la Legislatura", en tanto que el indicado para modificar el reglamento, "el consejo de la magistratura".

"Esto también significa vivir en democracia, respectar la república y las instituciones de esa república. Acatando las decisiones de esos organismos", sostuvo.

Comparando a Tierra del Fuego con otras provincias, Muchnik dijo no creer "que el sistema de selección de jueces que tiene esta provincia sea malo. De ninguna manera. Es mucho mejor que el que existe en muchas provincial del país", explicando que los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, no pasan por ninguna evaluación técnica y por ninguna instancia de un Consejo de la Magistratura", razón por la cual ahí sí consideró oportuno y justificó la generación de un decreto "que abriera la posibilidad de audiencias públicas para que cualquiera le pregunte a sus candidatos, que piensa, que sabe o que haría".

Por lo que reclamó respetar "el reglamento, la Constitución de la provincia y que sumemos voluntades si es que estamos de acuerdo de este sistema no sirve o que hay que mejorarlo. Lo que no comparto y no me van a tener de ese lado, es a favor de una crítica detractora que tienda a deslegitimar a todo un Poder Judicial, que muy honrosamente lleva adelante su actividad con los escasos medios que tiene", sostuvo.

Finalmente el profesional nominado para completar la terna de la Corte Provincial, pidió no salirme del marco de esta audiencia "porque como ustedes saben, la validez constitucional del decreto y de la reglamentación que nos convoca, está siendo analizado por el Superior Tribunal", interpretando que "claramente surge del reglamento" que esa no era "una instancia de evaluación técnica", de manera que si avanzaba "en respuesta de índole técnica" corría "el riesgo de que se interprete que yo estoy a favor de la constitucionalidad o inconstitucionalidad".

De tal manera y coincidiendo con quien muy posiblemente sea ratificado como nuevo miembro del Superior Tribunal de Justicia, Nicolás Lucas dijo que la audiencia no era "una instancia de evaluación, ni de discusión, ni de dialogo ni de toma de posición", sino que la misma tenía por objetivo el de comunicar, informar y de transparentar la designación, razón por la cual Muchnik no tenía "ninguna obligación", de responder a las preguntas formuladas por el Colegio de Abogados de Ushuaia y por la Asociación Civil Participación Ciudadana.

Comentá la nota