La audiencia pública por el boleto será el 18 de marzo.

En una sesión donde no faltó el debate pese a que la suba del boleto de transporte público no fue tratada, el Concejo Deliberante resolvió ayer la convocatoria a una audiencia pública para escuchar la voz popular el miércoles 18 de marzo, a las 10. El punto álgido se dio cuando pese a informar que la readecuación tarifaria iniciaba el trámite legislativo, se negó la asignación a comisiones para su estudio, reservándola en secretaría, por lo que varios concejales se preguntan cómo encarar su estudio y volcar los resultados de la audiencia.

Para no perder el hábito de impuntualidad adquirido en el primer año de mandato, los concejales comenzaron ayer la sesión extraordinaria con dos horas de retraso y, también como es habitual, el Orden del Día se conoció con escaso margen de anticipación a su tratamiento en el recinto. Sin embargo, el temario que en una primera instancia incluía el abordaje en primera lectura del nuevo boleto de colectivo fue modificado sobre tablas para obviar dicho tratamiento y considerar una resolución del bloque justicialista para convocar a audiencia pública temática.

La resolución fue introducida por Gustavo Reyes (PJ), quien enfatizó en que el proyecto contó con el apoyo unánime del bloque, posición que ratificó el jefe del arco partidario, Juan Maldonado, señalando la importancia de escuchar las expresiones de los usuarios previo al tratamiento parlamentario.

“Es bueno reconocer cuando se cometen equivocaciones”, dijo el jefe de la oposición radical Jorge Camarda cuando intervino, inmediatamente después a Maldonado. El concejal reiteró su posición de que el tratamiento legislativo sin mediar audiencia pública era nulo de acuerdo al contrato de concesión del servicio. Acusó al bloque oficialista de haber dado una lectura “liviana” al contrato, y fue un poco más allá para señalar que cuando el intendente remitió el proyecto al legislativo fue “mal asesorado”.

Luis Zaffaroni (PJ) pidió la palabra para replicar a la oposición y manifestarse “gratificado” de que se profundice la división de poderes de la república con la posibilidad de debatir el proyecto remitido por el ejecutivo y recordar que el llamado a audiencia pública no es facultad privativa del Ejecutivo, sino que es extensiva al cuerpo deliberante. También dijo que no se habla de errores ni equivocaciones cuando se trazan cuestiones que enriquecen los proyectos y los debates en un cuerpo maduro, donde más allá de las pertenencias partidarias hay doce bancas para proponer debates.

Pero más allá del debate entre UCR y PJ llamó la atención de la intervención del Provech (Proyección Vecinal Chubut), que durante 2008 había transitado las sesiones con un bajo perfil e intervenciones muy puntuales en temas como la tasa de higiene urbana.

Ayer sin embargo, Ana María Bonaguro expresó que al carecer el cuerpo de asesor letrado -de licencia-, su bloque no puede opinar con certeza si el llamado a audiencia corresponde o no, máxime cuando hasta el día anterior era fuerte la discusión que en ese sentido sostenía la UCR y el secretario de Gobierno Guillermo Almirón, por lo que la edil señaló que acompañarían la convocatoria basadas pura y exclusivamente en el sentido común.

“ESTO NO ES SERIO”

Además de fijar posición en el recinto, Bonaguro y Paredes expresaron posteriormente su enojo y disconformidad al señalar que fue “desordenado y desprolijo” el tratamiento que pretendió dársele al boleto. “Estas dos concejales estamos para acompañar al gobierno pero no para ser obsecuentes y levantar la mano porque sí”, argumentaron al indicar que en 48 horas no se puede estudiar más de 900 fojas que forman parte del expediente y que no acompañan el tratamiento apresurado que pretendió dársele a una tarifa que afecta directamente a la clase trabajadora y resaltaron que así como pusieron responsabilidad para objetar el proyecto es necesario que el vecino acuda a la audiencia.

A COMISIONES NO

Aún no culminaba del todo el debate anterior cuando el viceintendente Sergio Bohe recordó que el proyecto de modificación tarifaria no fue retirado, por lo que desde ese momento tomó trámite legislativo, por lo que de inmediato, Camarda solicitó sea girado a la comisión de revisión de cuentas como cabecera y a las restantes, a lo que el justicialista Gustavo Reyes recalcó que el proyecto no sería girado a comisiones y proseguiría reservado en secretaría.

La disputa respecto a qué camino tomaría el proyecto demandó varias réplicas entre oficialismo y oposición sobre el que se superpuso lo que pretendió ser una discusión aparte sobre el subsidio municipal que recibe el servicio de transporte, que no logró fuerza ayer -pero promete para la próxima- dada la insistencia sobre el destino del expediente.

Desde su banca y con cara de hastío, hizo su única intervención la justicialista Viviana Navarro para cortar el debate y solicitar que se someta a votación la audiencia pública, que fue acompañado de manera unánime, al igual que la ratificación del contrato por la recolección de residuos sobre la que ningún concejal se refirió particularmente.

Al término de esta extraordinaria y en sesión preparatoria el cuerpo ratificó como autoridades a Juan Maldonado como presidente provisional, Luis Zaffaroni como segundo en ese orden, al radical Gustavo Borracer en el cargo de vicepresidente segundo y a Cristina Ziebarth como titular en el caso de acefalía institucional.

El Concejo inaugurará el martes su periodo ordinario de sesiones que los reunirá en la primera junta el 5 de marzo, para sesionar el primer y tercer jueves de cada mes.

Comentá la nota