Atribuyen a consumidores la existencia de vendedores callejeros de alimentos

La Coordinadora Técnica de Seguridad Alimentaria de la Municipalidad de la Capital, Patricia Ríos, admitió que en la ciudad existen vendedores de alimentos ilegales, con parada fija, que carecen de cualquier medio para la higiene de los alimentos, ante lo cual reflexionó que "si hay ambulantes, es porque hay consumidores", en vez de erradicar la venta callejera de alimentos, presente hasta en las puertas de ingreso de los edificios municipales.
En declaraciones distribuidas por la Dirección de Prensa Municipal, al referirse a los productos de los vendedores ambulantes, la funcionaria sostuvo "consideramos que es una venta ilegal, porque si nos remitimos al Código Alimentario Argentino, allí está definido el vendedor ambulante, pero ese vendedor no es el que nosotros tenemos, el que considera el Código es el que tiene carné sanitario, usa uniforme y va a ofrecer productos envasados y deambula. Nosotros tenemos ambulantes que no son tales, sino con parada fija que carecen de cualquier medio para la higiene de los alimentos como del lugar y la mayoría de las veces no es así".

"Por ello, decidimos tomar esta lucha no sólo del control, sino educando a los consumidores, porque si hay ambulantes, es porque hay consumidores. Para ello, hace dos meses hemos lanzado folletería "No pongas en Peligro tu Familia", para toda la comunidad, para que nos ayuden a concientizar que ponen en riesgo su salud", resaltó.

En ese contexto Ríos considera que las enfermedades transmitidas por los alimentos, no sólo son responsabilidad del municipio, sino en conjunto entre los consumidores y los comerciantes.

La titular de la Coordinación Técnica de Seguridad Alimentaria, expresó que "estamos trabajando arduamente desde el Departamento de Educación Bromatológica. Por ello, en el presente mes, estamos accionando en la Campaña de Educación Alimentaria, porque creemos que la educación es lo más importante en el día a día, si conocemos lo que estamos consumiendo, decidir dónde comprarlos, si sabemos que los alimentos pueden enfermarnos y esto se puede cambiar con la educación".

A su vez, dejó en claro que en esa dependencia se trabaja en base al Código Alimentario Argentino y en Ordenanzas a las cuales el municipio adhiere. No solamente fiscalizamos los alimentos que se introducen a nuestra comuna, sino todos los lugares donde se almacenan, manipulan y se expenden los alimentos".

Explicó que "cuando un comerciante decide vender alimentos, debe habilitar un lugar donde se van a manipular los mismos, antes de pasar por la Dirección de Comercio e Industria, debe cursar por Seguridad Alimentaria, donde el comerciante abona la Inspección de Actitud Bromatológica, en ese momento los inspectores acompañados por los técnicos de la Dirección, acuden al lugar para verificar si el reúne las condiciones para ello, como las de higiene, para desempeñar la actividad comercial para la que está solicitando".

Por otra parte, dijo que "luego que Seguridad Alimentaria aprueba las condiciones en una etapa previa a la que Comercio e Industria habilita la actividad comercial, nosotros dentro de la actividad rutinaria en los controles, de acuerdo al tipo de comercio, a lo que expenda, porque no es lo mismo si se venden pollos o si se trata de una despensa, todo es distinto, porque hay alimentos envasados".

Educación bromatológica en los colegios

Con respecto a la comida chatarra, señaló la profesional que "mientras el comercio esté habilitado, no es parte de nuestra tarea hablar de nutrición, por ello hacemos hincapié en la educación bromatológica en los colegios, para que concientizar sobre la selección de lo que se consume, porque al hacerlo se está multiplicando el poder de inspección que tiene la dirección, es un niño que después va a transmitir estos conceptos en la casa, como por ejemplo, tener en cuenta la fecha de los alimentos, la conservación de los que requieran refrigeración".

Ríos señaló que "en base a todo esto se hace inspección no sólo en los comercios pequeños sino también en todos los supermercados, ya que también contamos con profesionales en control de calidad, con bromatólogos que tienen la responsabilidad de la aptitud de los alimentos".

En cuanto a los productos de los vendedores ambulantes, "consideramos que es una venta ilegal, porque si nos remitimos al Código Alimentario Argentino, allí está definido el vendedor ambulante, pero ese vendedor no es el que nosotros tenemos, el que considera el Código es el que tiene carné sanitario, usa uniforme y va a ofrecer productos envasados y deambula. Nosotros tenemos ambulantes que no son tales, sino con parada fija que carecen de cualquier medio para la higiene de los alimentos como del lugar y la mayoría de las veces no es así".

"Por ello, decidimos tomar esta lucha no sólo del control, sino educando a los consumidores, porque si hay ambulantes, es porque hay consumidores. Para ello, hace dos meses hemos lanzado folletería "No pongas en Peligro tu Familia", para toda la comunidad, para que nos ayuden a concientizar que ponen en riesgo su salud".

Comentá la nota