Atrayendo al capital argentino

Por Jorge Oviedo

La invitación a empresarios de la región del presidente electo de Uruguay, José "Pepe" Mujica, para exponer junto a sus futuros ministros sobre las ventajas y seguridades de invertir en el país vecino parece que resultará un éxito. La noticia del encuentro causó gran interés entre numerosos hombres de negocios argentinos que se mostraron muy interesados, deseosos de participar. Varios hombres de negocios locales se mostraron muy interesados en asistir y comenzaron a tratar de averiguar detalles. Alguno, además, hasta decía estar dispuesto a ser patrocinante del convite, si había oportunidad.

El mensaje del ex militante de la izquierda revolucionaria uruguaya ofrece, según la visión de muchos, mejores garantías de seguridad jurídica que en la Argentina. El discurso en favor de la estabilidad, la continuidad jurídica y del respeto de los contratos es un imán para muchos que han postergado aquí al menos por dos años sus decisiones de inversión.

El gran interrogante es si no habrá sectores del Gobierno decididos a presionar para que no haya presencias importantes entre los asistentes al convite. Alguno se intrigó por lo que haría Cristina Kirchner en este caso, si se exasperó muchísimo en público y vapuleó a un periodista que osó pedirle una reflexión acerca del ejemplo de convivencia política en Chile y las diferencias con la Argentina.

"Es insólito, habrá una cosecha récord de soja y somos muchísimos los que estamos esperanzados en ella, porque 2009 para muchos sectores fue un año para el olvido", dice un alto directivo de una multinacional que opera en la Argentina. "Lo sorprendente es que no sólo estamos rezando para que el clima sea bueno y que los precios internacionales se mantengan; tenemos que rogar que los desastres que hace el Gobierno no hagan fracasar los negocios."

¿Cómo podría pasar? "No alcanzan una cosecha buena y precios altos; pasó en 2002 y los productores se quedaron todo el grano que pudieron en silos; la desconfianza era enorme. Tiene que haber un buen clima para que cosechen, vendan, dejen el dinero en el país y lo gasten y reinviertan, eso último es lo que puede arruinar el Gobierno", dice.

Mujica cambió, como los que entienden el mundo de los negocios. Ferrari, cuando atrajo como sponsor en la F.1 a Marlboro, aceptó virar al naranja su rojo más que tradicional. Este año, para contar con Santander, tendrá alerones blancos. Y el banco aceptó que su logo rojo vire al blanco en el chasis. En la naturaleza, y en las inversiones, los que no se adaptan dilapidan las oportunidades.

Comentá la nota