Atrasan obras en la Ciudad por la caída en la recaudación

Además aplican un recorte de gastos del Estado. En la Comuna admiten que los ingresos acumulados en 2009 están por debajo de lo esperado, sobre todo por la baja en Ingresos Brutos. Habrá demoras en trabajos de bacheo, veredas y arreglos en plazas.
Lo que era una presunción ya es una realidad y podría convertirse en una tendencia. La recaudación del Gobierno porteño volvió a mostrar en mayo una desaceleración, incluso mayor a la prevista. Con este panorama, en la Ciudad ya hablan de "contexto recesivo" y confirman que deberán reducir gastos y hacer más lenta la marcha de las obras públicas.

Según la página de la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos, en el acumulado de los primeros cinco meses del año la recaudación alcanzó los $ 4.989 millones. Si bien hubo un salto del 17,3% respecto de los primeros cinco meses del año pasado, ese crecimiento fue bastante menor que entre enero y mayo de 2008 comparado con 2007, cuando el fisco había recibido un 55,4% más de dinero (ver Recaudación...).

El dato más evidente de la desaceleración lo mostró el impuesto a los Ingresos Brutos, que creció un 20,4% en cinco meses, cuando en igual plazo de 2008 había saltado el 36,2%. ¿Por qué este número es el más indicativo? Primero, porque grava directamente sobre la actividad económica: si cae, quiere decir que las empresas porteñas están facturando menos. El segundo punto es que este impuesto representa el 70% del total de ingresos de la Ciudad, por lo cual cualquier mala noticia en este rubro tiene fuertes consecuencias.

"En mayo la recaudación estuvo un 8% por debajo de lo esperado", afirmó el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, quien agregó: "De todas formas, luego de una década de una inversión pública inferior el 10% del presupuesto, nosotros aspiramos por segundo año consecutivo a ejecutar obras por un 20%".

Pero sí habrá retoques en cuanto a inversiones. En el Gobierno aseguraron que las obras más grandes no se frenarán: las del teatro Colón, el arroyo Maldonado (que tiene financiación del Banco Mundial) y las estaciones de subte Corrientes de la línea H y Flores y Nazca de la A. Es que este Gobierno, que ganó las elecciones con la promesa de una gestión eficiente y mucha inversión, no quiere tampoco verse obligado a frenar las obras más trascendentales. En cambio, sí podrían ir más lento en la reparación de baches y veredas, arreglos de plazas y otras tareas.

El ajuste también llegará por el lado de los gastos corrientes. Macri ya firmó el decreto N° 493, aún no publicado en el Boletín Oficial, que dispone que hasta fin de año no haya más contrataciones de personal ni compra de vehículos. También evitarán todo lo posible la compra o alquiler de inmuebles, se reducirán al mínimo las misiones y viajes del Ente de Turismo, no habrá viáticos para los funcionarios ni nuevos cargos jerárquicos, y se restringirán las entregas de subsidios y expropiaciones.

Es que el problema no es sólo de más o menos inversiones. Por la crisis, el Estado cada vez recibe más demanda de ayuda social. Fuentes del Gobierno contaron que, en lo que va del año, con el programa Ciudadanía Porteña pasaron de 60.000 a 65.000 familias asistidas por mes, y de 21.000 a 26.000 las que reciben tickets para comprar alimentos. Además, en los 360 comedores comunitarios saltaron de 34.000 a 36.000 raciones diarias de comida

Comentá la nota