Atrae el Boden 2012: se usa para fugar dólares

Por: Pablo Wende

En su debut, y para sorpresa de muchos inversores, el cupón del Boden 2012 cotizó ayer por encima del precio que pagará el Gobierno en el vencimiento del 3 de agosto. Esto significa que quien vendió ayer cobraría en 48 horas incluso más de lo que le correspondería si espera casi dos meses. El «strip» de este título, como se conoce este instrumento en la jerga financiera, cerró a $ 98,50.

Aunque hubo distintas especulaciones sobre el motivo de esta situación, la explicación principal tuvo que ver con la posibilidad de acceder al mercado cambiario sin comprar dólares. ¿Cómo funciona? Como el cupón se paga en pesos, quienes lo adquirieron recibirán dólares físicos del Gobierno el 3 de agosto. El Boden 2012 es uno de los pocos títulos con legislación local que se paga en billetes norteamericanos.

En esta situación pueden estar muchos inversores que quieren comprar divisas «en blanco», pero no desean figurar por los férreos controles del Gobierno. Si bien hay un límite establecido de 2 millones de dólares por mes, tanto desde el Banco Central como desde otras reparticiones públicas sugieren desde hace varios meses reducir las compras al mínimo indispensable.

En este caso, la compra del cupón del Boden 2012 es un mecanismo indirecto de acceder al mercado de divisas. Al Gobierno le sirve, en tanto puede ayudar a disminuir la presión en el mercado cambiario «spot», es decir al contado.

En total, se registraron 153 operaciones por el equivalente a 6 millones de dólares en la Bolsa porteña en este cupón, que cotiza con la sigla CR 12. Los vendedores tienen el lógico atractivo de conseguir ya los fondos correspondientes al pago previsto para el 3 de agosto. El problema principal para los que venden es que cobran en pesos, con lo cual deben enfrentar la incertidumbre cambiaria de los próximos dos días. Si el tipo de cambio sube en las próximas horas podrán comprar menos dólares con los pesos correspondientes a la venta.

Otra opción relacionada con este cupón separado del título es utilizarlo para las operaciones de «contado con liquidación», es decir enviarlo al exterior para que sea cobrado en dólares en una plaza extranjera, por ejemplo Nueva York. Es el mecanismo financiero más utilizado para fugar divisas del país. Se trata, por ende, de una transacción que el Gobierno buscó evitar por distintas vías con otros bonos y acciones, pero sólo lo consiguió parcialmente.

Semejante aumento del cupón en su primer día de operaciones vuelve menos atractivo ingresar al pago adelantado que realizará el Gobierno el jueves o viernes próximo. Como el objetivo de la Secretaría de Finanzas, a cargo de Hernán Lorenzino, es conseguir un ahorro para la Tesorería, el cupón será pagado con un descuento que aún no fue estipulado.

Por lo tanto, a los actuales tenedores les convendrá directamente venderlo en el mercado en vez de presentarlo a la licitación para el pago adelantado. También puede resultar de utilidad para inversores que precisan pesos (por ejemplo para pagar sueldos, cancelar impuestos o comprar acciones en el mercado local). La desventaja de venderlo a través de la Bolsa o el Mercado Abierto Electrónico es que obtendrán pesos que luego deberán transformar en dólares.

Tal como se esperaba, el perjudicado de este «corte de cupón» adelantado resultó el Boden 2012, que sufrió una caída superior al 1%. Ya sin el atractivo del pago previsto para el 3 de agosto, es lógico que este título pierda liquidez e interés, al menos hasta que se realice el pago del cupón que ya cotiza por separado.

Comentá la nota