Atlético Román

Atlético Román
Trabajó a la par del grupo y está mucho mejor de la rodilla. Lo más probable, entonces, es que sea titular el sábado en Tucumán. En cambio, Ibarra y Battaglia están casi afuera...
Al 100% es muy difícil, pero está bárbaro, mucho mejor". A las 13:20, una persona que compartió casi toda la mañana con Riquelme se cruzó con Olé. Habló. Explicó. Y se fue. Apenas unos metros más atrás, esperaba un fanático, de ésos que no se pierden siquiera un entrenamiento. El sonrió. Y también se fue...

Riquelme está feliz (perdón por el plagio, Román). Se nota en sus gestos, en su andar y en esa sonrisa que exhibió ayer durante buena parte de la práctica. Se movió a la par del grupo y ése, quizá, sea el principal indicio de que será titular frente a Atlético Tucumán. Ya casi no tiene líquido en la rodilla izquierda, la sinovitis de a poco va menguando, y él se prepara para estar en el equipo en un momento en el que su presencia es casi implorada por Basile luego de un arranque tembloroso.

Quedó dicho, pues, que se entrenó con el resto del plantel. Realizó todos los trabajos físicos que dispuso el preparador físico Carlos Dibos. Corrió, trotó, aumentó la velocidad, bajó la marcha, estiró los músculos. Completito. Y cuando terminó con los laburos grupales, se encerró en el consultorio para hacer una sesión de kinesiología, rutina que probablemente repita durante toda la semana. Cuando el reloj marcó las 12.40 se asomó por el hall y empezó la caminata hacia el auto. Fue uno de los últimos futbolistas en abandonar el complejo Casa Amarilla. Motivado que le dicen...

Los 72 minutos que disputó en el inicio de la Sudamericana frente a Vélez se computan como su priemera actividad oficial del semestre. Y después de perderse los partidos ante Argentinos (por suspensión) y Lanús (lesión), volvió contra Newell's aun con la rodilla inflamada. Mucho más que ahora. Por eso, "salvo que suceda algo muy raro, va a ser titular en Tucumán", contaron desde adentro.

Los que seguramente no estarán en el Jardín de la República son Hugo Ibarra y Sebastián Battaglia. Ambos trotaron alrededor de la cancha y después trabajaron con el kinesiólogo. El Negro sufre una distensión de grado uno en el aductor de la pierna derecha y, si bien ha mejorado y hay que observar su evolución día a día, es muy difícil que llegue. Con Seba (distensión en el isquiotibial izquierdo) el panorama es similar. La cuestión clave, aquí, es que tras la visita a Tucumán, en el calendario aparece la revancha con Vélez el otro miércoles. Nadie querrá arriesgar sabiendo que la lesión se puede agravar antes de un compromiso decisivo, que cantará la suerte de Boca en la única competencia internacional del semestre. ¿Reemplazantes? El uruguayo Adrián Gunino regresó de disputar un amistoso con su selección (se prepara para el Mundial Sub 20 que empezará el 24/9 en Egipto) y tiene todos los boletos para ocupar el lugar de Ibarra (ver...), aunque el cuerpo técnico no descarta al pibe Marín. Mientras que Ariel Rosada será la alternativa de Battaglia.

Así las cosas, el DT se romperá el Coco para armar la formación. Deberá esperar los regresos de los seleccionados (Cáceres, Morel, Medel y Palermo) y recién ahí podrá confeccionar el equipo. Si vuelven en condiciones, los cuatro serán titulares. No se piensa en un cambio de esquema (por ahora) y el técnico respaldará a los nombres que eligió a comienzos del ciclo en busca, claro, de un triunfo que contagie felicidad. La que ya tiene Román...

Comentá la nota