Se atenúa la crisis que afectó a más de 12 mil trabajadores cordobeses

En agosto y setiembre hubo sólo ocho procedimientos de crisis iniciados, la cifra más baja desde octubre del año pasado. El 70 por ciento de las empresas con problemas fueron de la capital provincial. La UIC admite un "amesetamiento" de la crisis.
A un año del inicio de la mayor crisis económica de los últimos cinco años, que afectó a más de 12 mil trabajadores cordobeses, la industria local comienza a mostrar signos de que la debacle ya ha comenzado a declinar.

Una muestra concreta de esto es la baja en la cantidad de procedimientos preventivos de crisis (PPC) iniciados por las industrias ante la Secretaría de Trabajo de la Provincia que en agosto y setiembre descendieron a menos de un dígito, cuando hasta julio el promedio era de más de 20 por mes.

Puntualmente, de acuerdo a datos provistos a LA MAÑANA por el Ministerio de Industria, Comercio y Trabajo provincial, en setiembre se iniciaron ocho de estos mecanismos que tienen como fin que las empresas con problemas puedan realizar recortes de horario y salariales provisorios a sus trabajadores, entre otras medidas posibles, y a su vez accedan a subsidios otorgados por el Estado de 400 pesos por empleado para que los mismos no sean despedidos.

En este marco, el guarismo de setiembre es idéntico al de agosto, mientras que en la primera quincena de octubre sólo ingresó un pedido, lo que muestra que la actividad fabril está en miras de recuperarse. Debe recordarse en este marco que la explosión de los PPC ocurrió en octubre del año pasado, cuando comenzaron a sentirse los primeros efectos de la crisis internacional a lo que se sumó la promesa del gobierno de pagar los mencionados subsidios por cada empleado afectado.

Así fue que en el décimo mes de 2008 ingresaron simultáneamente 14 carpetas, para que luego, entre noviembre de dicho año y mayo del corriente, el promedio mensual rondara los 30 pedidos, siendo los picos máximos marzo (33), mayo (32) y enero (31). Luego, en junio ya se observó una leve disminución con sólo 16 pedidos, tendencia que se sostuvo en julio con 17, para luego llegar a los últimos tres meses con cifras de un solo dígito. Dicho de otro modo, hasta mayo del presente ejercicio entraba en promedio un procedimiento preventivo por día, mientras que en junio y julio fueron dos por día y actualmente es uno cada cuatro días. De esta manera, no está lejos de la realidad afirmar que, a un año de su comienzo, la crisis parece estar iniciando su proceso de finalización.

Esto mismo sostienen desde la Unión Industrial de Córdoba (UIC), que ante la consulta de este medio, respondieron: "En términos generales, estamos mucho mejor de lo que pensábamos estar para el segundo semestre, puesto que si bien la actividad en la primera mitad del año se retrajo un 10 por ciento, ya se nota un amesetamiento en la caída de la actividad, mes a mes se recupera todo". Sin embargo, los voceros de la central empresaria aclararon que "las expectativas de futuro y la previsibilidad" es cero, porque aún "persiste mucha incertidumbre".

Fuerte impacto

En este contexto, aunque la tendencia negativa parece comenzar a revertirse, no puede soslayarse que la crisis tuvo un fuertísimo impacto en la economía doméstica, con alrededor de 12.360 empleados que, si bien evitaron ser despedidos, fueron directamente afectados por suspensiones y la consecuente disminución de su poder adquisitivo, entre otras consecuencias laborales desfavorables.

Según los datos oficiales, entre junio del año pasado y los primeros días del corriente mes se tramitaron 294 carpetas en la Secretaría de Trabajo, de las cuales algunas siguen en curso. De ese total, el 70 por ciento correspondió a empresas radicadas en la ciudad de Córdoba, que concentraron unos 8.518 trabajadores con problemas. En tanto, el 30 por ciento restante atañó a firmas del interior, con 3.842 empleados que sufrieron algún tipo de recorte.

Entre los sectores más perjudicados, las autopartistas y empresas metalúrgicas son los que aparecen notoriamente en los primeros planos: casi la mitad de los PPC incumben a trabajadores de la Uomra (90), Uomra-Asimra (31) y Smata (17). Por detrás, se ubican los del calzado (19), plásticos (17), madera (16), camioneros (10), caucho (7), comercio (5) y sanidad (5).

Comentá la nota