Atentados dejan 15 muertos en Afganistán.

La explosión de una bomba causó la muerte a tres soldados estadounidenses en el sur de Afganistán, horas después de que un atacante suicida matara a 10 civiles y dos policías afganos en un atentado separado, dijeron funcionarios.
Los ataques llevan la cifra de soldados estadounidenses que murieron en el sur de Afganistán a cinco en menos de 24 horas. El Ejército de Estados Unidos está planeando enviar a hasta 30.000 soldados extra al sur este año para intentar contener la insurgencia talibana.

Los soldados estadounidenses murieron cuando una bomba casera explotó en el distrito Tarnak va Jaldak de la provincia de Zabul que limita con la provincia de Kandahar, donde dos soldados estadounidenses murieron, dijo la OTAN.

Previamente, más de 10 civiles, un alto funcionario policial y su guardaespaldas murieron y al menos 20 personas resultaron heridas en un atentado suicida con bomba en un mercado en la provincia de Nimroz, también en el sur de Afganistán, informó el gobernador provincial.

Las víctimas del ataque de Nimroz podrían aumentar pues aún se estaban retirando personas de entre los escombros de cuatro tiendas destruidas por la explosión en Zaranj, la capital, dijo a Reuters el gobernador Ghulam Dastegir-Azad.

Un portavoz talibán dijo que ese movimiento había llevado a cabo el ataque, que según él causó la muerte de 8 policías, incluyendo a dos comandantes. Los talibanes a menudo exageran el número de fuerzas de seguridad que han matado.

A altas horas de ayer, un automóvil cargado con explosivos fue detonado junto a un concurrido mercado en el distrito Maiwand de Kandahar, causando la muerte a dos soldados, dijo la OTAN.

Unos 21 civiles resultaron heridos por la explosión y un jefe de la policía del distrito dijo que tres civiles también se encontraban entre las víctimas fatales, mientras que la OTAN dijo que un civil había muerto.

Unos 18.000 soldados principalmente canadienses, británicos, holandeses y estadounidenses están inmersos en enfrentamientos diarios con los talibanes en el sur de Afganistán, el lugar de nacimiento del austero movimiento islamista.

Comentá la nota