Un atentado en Irak dejó al menos 25 muertos y más de 100 heridos

Al menos 25 personas murieron y otras 115 resultaron heridas en la ciudad santa iraquí de Karbala, cuando un suicida hizo estallar una bomba oculta en una moto en medio de un grupo de peregrinos chiitas, en el segundo atentado en 48 horas y el tercero en una semana.
El suicida detonó el explosivo enfrente de un instituto técnico ubicado en el ingreso Este de la ciudad -ubicada a 80 kilómetros al sur de la capital, Bagdad- cuando miles de peregrinos llegaban al lugar para celebrar la festividad del Arbain, que culminará el viernes próximo.

Tras la detonación, producida en medio la multitud que abarrotaba el lugar, se produjeron escenas de pánico entre los peregrinos que intentaban evacuar a los muertos y heridos, varios de estos últimos producidos durante la estampida.

De acuerdo a la información, diez de las víctimas fallecieron en el hospital Al Husseini y otros tantos en el centro clínico femenino al Nisaaya, donde llegaron en las últimas horas 50 y 63 heridos respectivamente.

Este nuevo ataque, se suma al del domingo pasado, cuando once peregrinos murieron en un ataque suicida y al del lunes, cuando una mujer suicida hizo explotar una bomba adherida a su cinturón y mató 41 personas.

La seguidilla de atentados letales de esta semana -todas en el marco de celebración de la fiesta chiita de Arbain, que marca el fin de los 40 días de luto por la muerte del imán Hussein, nieto de Mahoma- y el resugimiento de la violencia sectaria pone en riesgo la convocatoria electoral de marzo próximo.

También el resurgimiento de la violencia pone un manto de dudas sobre la estabilidad del gobierno y las posibilidades del primer ministro Nuri al-Maliki, que presenta la reducción en los últimos dos años de la violencia, como uno de sus principales logros y aspìra a un segundo mandato.

El gobierno iraquí anunció esta semana la implementación de un dispositivo especial de seguridad con el objetivo de proteger a los fieles en su camino hacia la ciudad santa.

La población chiita, mayoritaria Irak, constituye el objetivo principal de la insurgencia desde la invasión estadounidense (2003) que derrocó al régimen sunita de Sadam Hussein.

La violencia sectaria -que había experimentado una relativa merma en 2009- saltó de nuevo a las portadas cuando, el pasado diciembre, un atentado mató al menos a 23 personas en la víspera de la fiesta de la Ashura.

Por otra parte El Comité de Justicia y Transparencia de Irak (CJTI) anunció hoy que dió marcha atrás en su decisión de excluir 500 candidaturas, supuestamente vinculadas al ex partido gobernante Baaz, de las elecciones generales del próximo mes.

En declaraciones a la televisión estatal Al Iraqiya, el director ejecutivo del Comité, Alí al Lami, explicó que que revirtieron su decisión por "la falta de tiempo para investigar con exactitud los nombres de las personas y partidos incluidos en la lista de descartados para participar en los comicios".

Además en un enfrentamiento en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, murieron hoy siete personas, entre ellos una niña de ocho años a la que alcanzaron los disparos del fuego cruzado.

El enfrentamiento sucedió los insurgentes intentaban colocar un explosivo, muriendo tres policias y tres rebeldes, confirmó la policía.

Comentá la nota