Atentado contra una radio

LONCOPUÉ (AZ).- La radio FM Arco Iris de esta ciudad volvió a sufrir un atentado. Esta vez las pérdidas fueron cuantiosas ya que los autores cortaron el cable coaxil y produjeron graves daños sobre los equipos transmisores que quedaron fuera de servicio.
El hecho se encuadra dentro de la fuerte polémica instalada aquí entre quienes se oponen el proyecto minero en Campana Mahuida y sus impulsores. La radio saboteada es una de las principales vías de expresión de los vecinos autoconvocados en defensa del medio ambiente.

"Realicé una denuncia penal donde hago responsable por este acontecimiento a los gobiernos municipal y provincial y al empresario Carlos Natalio Sapag por este atropello", aseguró el propietario de la radio, Norberto Guerrero. Agregó que "el sábado a la tarde me comunican que la radio no salía al aire y constaté que el problema estaba en la planta transmisora, me dirigí hasta allí y al ingresar al lugar observé que habían cortado el cable coaxil con una sierra".

Guerrero agregó que "dañaron el transmisor de la potencia, el que se llevaron, y el cable coaxil del receptor del transporte de programa y el cable de alimentación de electricidad".

La respuesta de los vecinos no se hizo esperar y los autoconvocados salieron a advertir que "para perpetrarse tal atentado se transitó por el campo propiedad de Carlos "Nuno" Sapag, hermano del gobernador y titular de empresas propietarias de dos minas colindantes a la del proyecto chino que apoya el gobierno y resiste la población. Este personaje es justamente el mismo que ha calificado de terroristas a los mapuches que reclaman sus derechos, siendo que el terrorismo que sufrimos con este nuevo ataque provino de su propiedad".

Por otro lado indicaron que "el ataque se produjo en un predio bajo la guarda de la municipalidad de Loncopué".

Comentá la nota