Atención del maltrato: el Gobierno reconoció que el sistema colapsó

La titular del Programa de Prevención y Atención Infanto-juvenil dijo que en varios equipos no hay psiquiatras. Según las últimas estadísticas, los casos llegan a 16.000 en Mendoza.
La titular del Programa Provincial de Prevención y Atención del Maltrato, Marta Cadelago de Stagni, reconoció hoy, en diálogo con diariouno.com.ar, que el sistema de atención de casos de violencia en Mendoza está "saturado".

A pesar de que no hay datos actualizados sobre los casos de que atiende esta área del Ministerio de Salud, la última estadística indica que son unas 16.000 las familias asistidas por esta razón.

"Cada vez los casos de violencia son más, cada vez piden más turnos desde las escuelas para que se vean casos de chicos con diferentes patologías, problemas de conducta en general. El sistema completo, incluyendo gabinetes psicopedagógicos de la DGE, están saturados", aseguró Stagni.

Asimismo, la titular del Programa Provincial indicó que hay 27 unidades que se dedican a tratar estos casos y aclaró que sólo en General Alvear y Malargüe no hay centros de asistencia específico.

En la red de Salud que funciona para atender casos de violencia familiar y maltrato se trabaja interdisciplinariamente para abordar una realidad que es compleja y responde a múltiples factores, desde económicos hasta sociales y psicológicos.

Algunos de los casos más complejos son derivados a equipos de profesionales integrados por trabajadores sociales, psicólogos, médicos psiquiatras y médicos pediatras o de familia. Comúnmente se los conoce como GAR (Grupo de Alto Riesgo).

Sucede que el equipo GAR de referencia que trabaja en el hospital Humberto Notti tiene 20 profesionales de estas áreas, excepto psiquiatría (lo mismo ocurre en otros equipos). El profesional que formaba parte de ese grupo "pasó a ocupar una función jerárquica de Salud Mental y el que pusieron en remplazo volvió al Pereyra", refirió Stagni. Lo cierto es que hay una disciplina que no realiza sus aportes en estos casos.

"El resto de los equipos no tienen psiquiatras. Sin embargo, un chico que viene del maltrato no tiene por qué tener problemas psiquiátricos, donde haya que medicarlo, solamente algunos chicos tienen esa problemática", solivió la funcionaria.

Stagni defendió la operatividad del programa indicando que los pacientes no quedan sin atención psiquiátrica, ya que se los deriva a profesionales que trabajan en otros centros, como los infanto-juveniles. Sin embargo, reconoció que hay una arista que no funciona de manera óptima.

El seguimiento de los casos de maltrato en Mendoza, por lo menos en lo concerniente al accionar de la Justicia, ha sido cuestionado en los últimos meses luego de que se tomara conocimiento público de los casos de la niña Andrea Ávalos, muerta a manos del presunto maltrato de sus padres, de Micaela Reina, violada y asesinada el Guaymallén hace dos años, y del pequeño de casi cuatro años que fue abandonado en el hospitalito de CONIN, donde permaneció más de un año esperando el regreso de su madre, que nunca ocurrió.

Comentá la nota