La atención en los hospitales sigue dedicada a la pandemia.

Todavía no hay fecha para la vuelta de las cirugías programadas ni de los turnos para chequeos de rutina.
La atención sanitaria vio alterada su normalidad tras la declaración de la emergencia sanitaria por la pandemia de gripe A y, aunque el momento de mayor circulación de la enfermedad ha sido superado, el trabajo el hospitales y centros de salud todavía no volverá a la normalidad. Las cirugías programadas postergadas no tienen, en la mayoría de los casos, fecha cierta para su realización y los consultorios especiales para atender casos de gripe no han desaparecido, aunque han reducido su número.

La vuelta de la "normalidad" en el trabajo de los distintos efectores todavía no puede ser anunciada, fundamentalmente por el rebrote que podría darse tras la vuelta a clases. "No podemos bajar la guardia", dijo Susana Bresca, titular de la Dirección de Hospitales. En los últimos días hubo una importante disminución en la cantidad de consultas en los hospitales, en especial por cuadros gripales. Esto hizo también disminuir, aunque levemente, la internación, por lo que se hizo lugar para efectuar algunas cirugías pendientes. "Esto se va decidiendo sobre la marcha, todo depende de la evolución de la pandemia", explicó Bresca. Por ello, mucha gente deberá seguir esperando para ser operada. Esta situación es idéntica en las obras sociales, donde se suspendieron muchos servicios. Desde Osep, explicaron que volverán algunas prestaciones (como odontología) en los primeros días de agosto, aunque no al 100%. "Vamos a mantener la capacidad operativa que generamos por la gripe, previendo que el rebrote sea fuerte", dijo Sergio Mortaroni, miembro del comité de crisis de esa obra social.

En los distintos hospitales se siguió atendiendo los casos urgentes, como los pacientes oncológicos. "Ya estamos programando algunas cirugías", dijo Hilda Mattoni, miembro del directorio del hospital Notti. En el Central, en tanto, se están haciendo algunas intervenciones quirúrgicas, pero se mantienen los consultorios dedicados a los casos de gripe. "Por la baja demanda bajamos de 8 a 2", explicó su director, José Ascar.

En el invierno hubo 30% más consultas

Aunque en las últimas semanas el número de consultas descendió drásticamente, este invierno hubo 30% más visitas al médico que el año pasado. La atención en las guardias estuvo destinada, a diferencia del año pasado, mayormente a casos de gripe. Esa patología genera, hoy, el 25% de las consultas en el Central, pero en julio hubo picos del 75%. El año pasado ese porcentaje fue del 10%. "Mucha gente iba a la guardia por cosas que no debían atenderse allí", explicó Ascar. Históricamente, entre el 80% y el 90% de las consultas hechas en estos servicios no corresponden a urgencias. "La gente no entiende que se entorpece la atención de, por ejemplo, personas accidentadas, y surgen demoras porque esos casos tienen prioridad", dijo Ascar. En el Notti, en tanto, la guardia bajó de 500 consultas diarias a principios de mes, a 120 los últimos días.

Comentá la nota