Atenas sufrió, pero ganó y puede ser campeón en Mar del Plata.

Venció en el Orfeo, en tiempo suplementario, a Peñarol por 79-76 y se puso 3-2 arriba en la serie final de la Liga Nacional de Básquetbol. El sexto partido se jugará el domingo en el Polideportivo Islas Malvinas.
l Orfeo renovado, con más lámparas de colores, una pantalla gigante de cuatro caras sobre el centro de la cancha; más hinchas de Peñarol -unos 300- y los locales embanderados de verde y blanco alentando hasta el agotamiento. Otro marco espectacular, de casi 10.000 personas, cobijó anoche el 5to juego final de la Liga Nacional, en el que Atenas derrotó a Peñarol por 79 a 76 en el tiempo suplementario (habían igualado en 70), para liderar el duelo por 3-2. La serie continuará el domingo próximo, en el Polideportivo marplatense.

Todo mejor. Con un emotivo reconocimiento, plaqueta mediante, a Pichi Campana y Marcelo Milanesio, dos históricos del básquetbol cordobés. En ese ambiente, con mucha adrenalina y expectativa, el desempeño de ambos sorprendió por la dinámica de los primeros minutos. Atenas aprovechó a Andre Laws y un corte a canasta nuevo en la serie que le dio muchos puntos. Peñarol generó juego desde el poste bajo habilitando a Román González. Todo fue muy parejo en el primer cuarto (19-19), hasta que el local perdió cinco balones seguidos en los siguientes cuatro minutos y le abrió el contraataque al rival, que se escapó a un sorpresivo 30 a 22, para enojo de Magnano.

En realidad, Peñarol desperdició la oportunidad de aumentar la ventaja fallando muchos libres (David Jackson erró el 1ro de toda la serie tras sumar 26 de 26). Por eso Atenas revivió y con Cristian Romero y Federico Ferrini, construyó una recuperación que les permitió ganar el 1er tiempo (39-36), pero ya en un juego poco fluido y otra vez forcejeado y feo para ver.

Peñarol, que había acertado 4 de 13 triples en los 20m iniciales, se recuperó en el 3er cuarto con 4 triples seguidos (parcial de 20-11 en 7 minutos) y pasó al frente 56 a 50, pero creyó que era su hora, siguió tirando triples, falló todos y se emparejo el parcial (54-56).

Y el final, más equilibrado aún. El milrrayitas sacó 8 (56-64) con 2 triples, Atenas endureció su defensa al límite de lo que permitió el arbitraje y, en un cierre increíble, Sebastián Vega erró 2 libres ganadores a 3 segundos del epílogo que se recordarán en toda la serie. Iguales en 70 y suplementario.

En los cinco minutos extras, Laws rompió la defensa tres veces, la última a 4 segundos del cierre, y definió. Pero antes, Peñarol lo había vuelto a perder por un libre fallado por Jackson. Después la locura, el delirio cordobés, que salió airoso del capítulo más dramático de la serie y ahora disfruta de la ventaja... hasta el examen del próximo domingo.

16,8 puntos por partido es el promedio de Leonardo Gutiérrez, el máximo anotador de la serie final para Atenas.

Comentá la nota