ATEN ratificó en Zapala que hará paro si no hay aumento.

El gremio docente neuquino mantuvo su postura, aun sin respuesta del Ejecutivo provincial. Se espera una última reunión antes de la decisión definitiva de no comenzar las clases.
El plenario de secretarios generales de seccionales del gremio docente neuquino ATEN, que sesionó el sábado en Zapala, decidió ratificar el inicio del ciclo lectivo con un paro, que sería por 72 horas, si es que antes el gobierno no hace una oferta de incremento salarial concreta.

“Así no empezamos las clases, desde agosto le venimos pidiendo al gobierno una solución en el tema salarial, sin que el gobierno nos de una respuesta”, dijo el secretario general a nivel provincial del gremio, Marcelo Guagliardo.

La decisión del plenario no sorprendió, sobre todo porque el gobierno neuquino –en lo que fue interpretado por el sindicato como una maniobra dilatoria- postergó del jueves de la semana que pasó al lunes próximo la reunión donde supuestamente presentaría una oferta salarial.

Lo hizo en función de la reunión nacional que se hizo en Buenos Aires, para coordinar una propuesta general que discutir con CTERA, un argumento que pierde cada vez más peso porque en definitiva después cada distrito hace su propia negociación, ya que la educación en el país está provincializada absolutamente, sobre todo en lo que hace al manejo del presupuesto.

De cualquier manera, quedó en evidencia la actitud extremadamente prudente del gremio, diferente a la que protagonizó con el gobierno anterior en Neuquén.

Desde el gobierno, y ya a coro con voces partidarias que no pertenecen a la actual gestión, se le reclama a los sindicatos estatales que es hora de cuidar puestos de trabajo, sobre todo en el sector privado, y no de exigir aumentos salariales.

En este contexto, como ya ha expresado este diario en reiteradas oportunidades, será muy difícil que no haya conflicto con los gremios estatales.

Comentá la nota