Atacó Israel tres escuelas de la ONU en Gaza: 40 muertos

Atacó Israel tres escuelas de la ONU en Gaza: 40 muertos
Los edificios albergaban a refugiados; el hecho provocó condenas en todo el mundo; Israel dijo que allí se escondían "instalaciones estratégicas"; anoche abrió un "corredor humanitario" en la Franja
JERUSALEN.- A esta guerra en la Franja de Gaza no le faltaban ni dolor ni muertes, pero ayer se tornó inusualmente dramática cuando fuerzas israelíes bombardearon tres escuelas de las Naciones Unidas (ONU), lo que que dejó unos 40 muertos, entre ellos, algunos chicos. Y en otro ataque murieron 12 miembros de una misma familia palestina.

Los bombardeos contra las escuelas de la ONU, que Israel justificó con el argumento de que el grupo terrorista Hamas usa civiles como "escudos humanos" para proteger instalaciones estratégicas ocultas en edificios públicos, causaron una verdadera conmoción. El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, condenó los ataques con términos de dureza poco habitual. Dijo que eran "absolutamente inaceptables" y se mostró "consternado".

Anoche, cuando se sucedían en todo el mundo condenas a esos ataques israelíes, el gobierno de Ehud Olmert pareció ceder y anunció que abrirá un "corredor humanitario" en la Franja. El objetivo es que se pueda"acudir en ayuda de la población", que vive momentos dramáticos por la falta de agua, comida y electricidad.

A pesar de los llamados internacionales a un cese del fuego, la jornada de ayer se caracterizó también por los combates de extrema violencia librados sobre todo en la ciudad de Gaza, capital de la Franja, y en el suburbio de Jabaliya, así como en la ciudad de Jan Yunis y en las inmediaciones de Rafah.

En el más grave de esos episodios de violencia, un tanque israelí disparó dentro del perímetro de la escuela Al-Fakhoura, de Jabaliya, administrada por la ONU. Centenares de civiles palestinos se habían refugiado en ese edificio después de la destrucción de sus casas. El bombardeo causó unos 40 muertos y decenas de heridos, según la ONU.

El ataque se produjo poco después de una salva de morteros disparada por milicianos palestinos contra las fuerzas israelíes. Minutos antes, otras tres personas habían muerto cuando un avión israelí bombardeóla escuela Asma, en el campo de refugiados de Shati, administrado también por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa, por sus siglas en inglés) en la ciudad de Gaza. La tercera escuela de la ONU fue bombardeada en el sur de la Franja, cerca de la ciudad de Jan Yunis, sin provocar víctimas.

En el sur de la ciudad murieron 12 miembros de una familia debido al impacto de un misil israelí, según fuentes médicas del hospital Shifa.

Por lo menos 660 palestinos murieron y más de 2950 resultaron heridos desde que comenzó la ofensiva israelí el 27 de diciembre, según los servicios de emergencia de Gaza. "No hay más sitios seguros en Gaza. Todo el mundo aquí está aterrorizado y traumatizado", afirmó John Ging, el principal responsable de la ONU en Gaza, que acusó a la comunidad internacional por permitir que continúe la violencia.

El ejército israelí también bombardeó tres clínicas móviles de la organización caritativa danesa Folkekirkens Noedhjaelp en Gaza. A juicio de los responsables de la organización, esos ataques, que no provocaron víctimas, "tratan específicamente de destruir objetivos humanitarios".

Israel respondió a esas acusaciones con el argumento de que Hamas emplea a mujeres y niños como "escudos humanos". También afirmó que la organización islamista utiliza escuelas, mezquitas y barrios residenciales para almacenar armas y lanzar ataques.

"Tratamos por todos los medios de evitar víctimas civiles, pero Hamas es absolutamente insensible al sufrimiento de su propia gente", declaró Zalman Shoval, ex embajador de Israel. "Cuando comenzaron las operaciones, les advertimos que debían evacuar a los más frágiles. Nunca lo hicieron. Tienen engañada a la gente con promesas de una vida maravillosa en el más allá", agregó.

En busca de protección

En el caso de Jabaliya, Ging negó firmemente que Hamas estuviera presente en la escuela bombardeada. "La verdad es que esa gente, incluidas mujeres y niños, vinieron a nuestra escuela para protegerse. Y ahora están muertos", dijo con indignación. La ONU ha pedido a Israel una inmediata investigación sobre ese drama.

Once días después de iniciada la ofensiva, las tropas israelíes cortaron la Franja de Gaza en tres y rodearon totalmente la capital de ese territorio palestino. Los combates se extendieron en las últimas horas a las principales zona urbanas de la Franja de Gaza, donde viven cerca de 1,5 millones de personas: Deir al-Balah, Jabaliya y Zaitun registraron violentos enfrentamientos y pérdidas humanas. Ayer por la madrugada, los tanques israelíes apoyados por helicópteros entraron en Jan Yunis, la gran ciudad del Sur, donde tuvieron que enfrentar intensas resistencias por parte de Hamas.

Lanzarse a la guerrilla urbana, controlar zonas densamente pobladas es la etapa más difícil y más peligrosa de la ofensiva, afirman los expertos militares. "Lo que nos espera allí son casas bomba, kamikazes, cohetes antitanque y francotiradores. Lo más duro del combate está por venir", explicó el analista militar Alex Fishman, del periódico Yediot Aharonot .

La inquietud internacional también aumenta cada hora que pasa ante el riesgo de una auténtica crisis humanitaria en ese territorio extremadamente pobre y densamente poblado (ver Pág. 3).

"Estamos rodeados por montañas de escombros y escondidos dentro de lo que queda de nuestras casas. Hace frío, no hay electricidad ni agua ni comida; los niños están aterrorizados. Ya ninguno de nosotros espera nada", relató por teléfono desde Gaza a LA NACION Laila Beit, una maestra cuya hermana perdió el lunes tres de sus cinco hijos.

Sin periodistas

Israel sigue prohibiendo a la prensa internacional ingresar en la zona de conflicto. Obligados a permanecer a más de 3 kilómetros de distancia de la Franja de Gaza, los periodistas son testigos de la curiosa realidad de un país tan acostumbrado a la guerra que logra vivir en perfecta normalidad mientras una parte de su territorio está sometido a la violencia. Como si se tratara de dos mundos.

"¿Por qué deberíamos estar angustiados? Nadie duda de que esto era lo que había que hacer, y todos confían en el resultado", afirma Eliane Goldenberg. Como la inmensa mayoría de la población, esa judía francesa que se instaló en Jerusalén hace dos años apoya incondicionalmente la ofensiva contra Hamas.

A tres días del inicio de la ofensiva terrestre, las operaciones se llevan a cabo exactamente como estuvieron planificadas, según el Ministerio de Defensa israelí. "Nuestros soldados progresan según los planes", dijo el general Gaby Ashkenazi, jefe del Estado Mayor. En total, 5 militares israelíes murieron y 79 resultaron heridos.

A pesar del avance de las tropas israelíes, Hamas disparó ayer más de una docena de cohetes contra el sur de Israel. Cuatro civiles israelíes murieron con esos disparos desde el 27 de diciembre. Por primera vez, uno de esos cohetes cayó a más de 45 kilómetros al noreste de Gaza, en la ciudad israelí de Gedera, donde un bebe resultó levemente herido.

El ejército israelí afirma haber abatido a 130 combatientes de Hamas y eliminado más del 60% de los cohetes almacenados en los túneles en Gaza. Sin embargo, reconoce en un informe confidencial que Hamas estaría en condiciones de seguir lanzando cohetes durante varias semanas.

Y pese a la leve esperanza que apareció con la propuesta de tregua de Egipto y Francia y el anuncio de un corredor humanitario, el gobierno israelí sigue haciendo oídos sordos a las presiones por un cese el fuego antes de tener la absoluta seguridad de que no habrá más disparos de cohetes contra territorio israelí.

"Hamas no sólo debe dejar de disparar, sino que debe dejar definitivamente de estar en condiciones de disparar", dijo Olmert.

Rechazo de la comunidad internacional

* Barack Obama . El presidente electo de Estados Unidos rompió su silencio sobre el conflicto y expresó su "profunda preocupación" por la muerte de civiles.

* Unión Europea . La comisaria de Relaciones Exteriores de la UE advirtió que, por causa de la ofensiva, Israel está poniendo en juego su apoyo internacional y su imagen.

* Hugo Chávez . El presidente de Venezuela condenó las "políticas criminales de Israel" y expulsó al embajador israelí en Caracas.

* Cruz Roja . La organización advirtió que "la crisis humanitaria en la Franja es total" y que ha alcanzado un "punto extremo".

* Ayman al-Zawahiri . El número dos de Al-Qaeda instó a atacar intereses judíos y de Occidente en todo el mundo y calificó a Obama de "cómplice" de Israel.

* Tayyip Erdogan . El premier turco también condenó los ataques a las escuelas. Sostuvo que fueron una "vergüenza" y que la historia juzgará a la dirigencia israelí.

* Ban Ki-Moon . El secretario general de las Naciones Unidas afirmó que está "profundamente consternado" por los ataques a las tres escuelas de Gaza, a los que calificó de "totalmente inaceptables". La ONU reclamó que se abra una inmediata investigación sobre esos bombardeos.

Comentá la nota