El atacante del avión en EE.UU. tiene antecedentes terroristas

El universitario nigeranio que buscó detonarse en un vuelo a Detroit, figura hace años en listas de sospechosos de terrorismo. Llevaba explosivos cosidos en la ropa interior. No se sabe cómo pasó los controles. Sería hijo de un banquero.
El frustrado atacante del avión de Northwest con 279 pasajeros y 11 tripulantes que intentó hacer estallar el viernes minutos antes de aterrizar en Detroit, tenía antecedentes terroristas, dijeron ayer autoridades de seguridad de EE.UU. y fuentes de los organismos de inteligencia.

El nigeriano Abdul Faruk Abdul Mutallab, un estudiante de ingeniera mecánica de 23 años de edad y que se reivindicó como integrante de Al Qaeda "está en una base de datos de gente conectada con el terrorismo", dijo Peter King, un legislador republicano integrante del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Diputados.

La información es aún más compleja. El gobierno sabía desde hace dos años que el nigeriano tenía ese tipo de nexos, admitió un funcionario norteamericano, aunque no es tan claro qué significa su reivindicación de Al Qaeda y se sospecha que pudo haber actuado por su cuenta aunque vinculado de algún modo con extremistas ultraislámicos como los casos de los terroristas que atentaron el metro de Londres o en la estación de trenes Atocha en Madrid.

El diputado republicano Pete Hoekstra, dijo que "podría haber estado en contacto con el imán estadounidense (Anwar) Al Aulaqi". Ese nombre ya había sido mencionado en el ataque a la base militar estadounidense que dejó 13 muertos y 42 heridos en Fort Hood, Texas, el 5 de noviembre pasado, realizado por un psiquiatra de origen paquistaní perteneciente a las fuerzas norteamericanas.

Las fuerzas de seguridad locales también informaron que Mutallab estuvo hace poco en Yemen, donde hay combatientes que reivindican el emblema de Al Qaeda.

Otra fuente de seguridad aseguró a la cadena ABC que militantes de Yemen "cosieron" los elementos explosivos a la ropa interior del joven. Investigadores federales citados por la emisora afirmaron que el nigeriano llevaba encima 80 gramos del explosivo tetranitrato de pentaeritritol, o pentrita, conocido en la jerga militar como PETN. Según esa fuente el plan fue "organizado y lanzado por miembros de Al Qaeda en Yemen".

Otro funcionario que pidió no ser identificado dijo a la agencia AP que el sospechoso ha estado en las listas de personas con contactos conocidos o presuntos con el terrorismo. La lista es actualizada por el Centro Nacional contra el Terrorismo de EE.UU., y ya incluye unos 550.000 nombres. Las personas en la lista no necesariamente están en las nóminas de quienes tienen prohibido abordar vuelos y ese era el caso de Mutallab, según dijo el congresista King.

La investigación preliminar apunta a un descuido. Otro funcionario dijo que el hombre estaba en las listas de las agencias de inteligencia, pero no llegó a ser puesto bajo vigilancia. Se supo además que el 20 de noviembre, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional habían transmitido un aviso de inteligencia sobre la temporada de fin de año en el que no mencionaban posibles ataques.

El intento de atentado y el dato de que el joven que venía de Lagos e ingresó en el avión que cumplía el recorrido entre Amsterdam y Detroit con los explosivos en sus piernas sin ser detectado, provocó un aumento del alerta de seguridad en EE.UU., Canadá y Europa.

En esos países se impusieron nuevas medidas de control en los aeropuertos, en especial en los vuelos hacia y desde territorio norteamericano. La seguridad en los dos principales aeropuertos de Nigeria y en Lagos, es un foco de preocupación. Los equipajes pasan rápidos por máquinas de rayos y los agentes de seguridad no suelen hacer análisis en busca de residuos de explosivos en los zapatos o maletas de mano de los pasajeros.

Lo curioso es que el terrorista fue revisado por una maquina de rayos X en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam y pasó los controles sin novedad. Esa base aérea es una de las más frecuentadas en Europa y mantiene estrictas normas de seguridad permitiendo sólo pequeñas cantidades de líquidos en equipaje de mano que han de ser colocadas en contenedores de plástico transparente.

El atentado se frustró porque aparentemente no funcionó el sistema de detonación que el nigeriano llevaba consigo. Mutallab tiene conocimientos técnicos, es un estudiante de ingeniería mecánica en el University College de Londres. Y aparentemente pertenece a una acaudalada familia de su país. En Lagos, el terrorista abordó un avión el jueves pasado que lo depósito en Amsterdam donde tomó el vuelo 253, un Airbus 330 de Northwest, que llegó el viernes a Detroit.

Un funcionario de inteligencia de EE.UU. dijo que el artefacto explosivo era una mezcla de pólvora y un líquido no identificado. aparentemente se trataría de una combinación para producir un incendio. Al fallar la detonación generó una combustión que explica las quemaduras que el hombre sufrió en sus piernas.

Entre tanto, en Nigeria, un banquero prominente se reunía ayer con funcionarios de seguridad porque temía que su hijo era quien intento el atentado. Alhaji Umaru Mutallab dijo a la agencia de noticias AP que su hijo estudiaba en una universidad de Londres pero que dejó Gran Bretaña para viajar al extranjero. Explicó que el muchacho no había vivido en la capital británica "por algún tiempo" pero que no sabía exactamente a donde había ido. "Creo que podría haber ido a Yemen", explicó.

Abdul Mutallab se encuentra detenido pero bajo atención médicas por sus quemaduras en un hospital de Ann Arbor, Michigan. Las autoridades federales ya presentaron cargos en su contra.

Comentá la nota