Atacan una oficina de la ONU en Paquistán

Cinco muertos y varios heridos en Islamabad
ISLAMABAD.- Un atacante suicida disfrazado de guardia de seguridad detonó ayer explosivos en una oficina del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) en Islamabad y mató a cinco personas, un día después de que el nuevo líder de los talibanes en Paquistán prometió lanzar una ola de atentados.

El atacante, de 20 años, logró eludir la alta seguridad del edificio e ingresó después de pedir a un guardia permiso para usar el baño, contó un ministro del gobierno. Luego, detonó unos ocho kilos de explosivos en el vestíbulo.

Las autoridades médicas informaron que cinco personas habían muerto en la explosión, entre ellas un iraquí que trabajaba para la agencia y dos mujeres paquistaníes. Varias personas más resultaron heridas, dos de ellas de gravedad.

"Hubo una gran explosión y algo me golpeó. Caí en el piso sangrando", dijo Adam Motiwala, funcionario de la agencia de la ONU, que tuvo que ser hospitalizado. Arshad Jadoon, un funcionario del PMA, contó: "Fui a mi oficina en el primer piso y cuando me estaban por sentar en mi silla hubo una gran explosión. De pronto, una nube de humo envolvió el edificio".

El atentado ocurrió mientras el ministro de Defensa británico y otros funcionarios paquistaníes visitaban Islamabad, pero ninguno de ellos fue afectado por la explosión.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró que el ataque era un crimen atroz. "Esta es una terrible tragedia para la ONU y para toda la comunidad humanitaria en Paquistán", dijo en un comunicado.

Horas después del atentado, la agencia de la ONU -que distribuye alimentos para los paquistaníes pobres- afirmó que cerraba temporalmente sus oficinas en Paquistán.

Extranjeros, en la mira

Con numerosos ataques, varios de ellos contra objetivos extranjeros, los talibanes y los combatientes de Al-Qaeda han intensificado su ofensiva en Paquistán. En junio pasado, dos trabajadores extranjeros de la ONU murieron en un atentado suicida con coche bomba contra un hotel en Peshawar.

El ataque de ayer ocurrió un día después de que el nuevo líder talibán paquistaní, Hakimulá Mehsud, se reunió con un grupo de periodistas en las áreas tribales del país y juró atacar a Estados Unidos y a Paquistán en represalia por las ofensivas con aviones no tripulados realizados a lo largo de la frontera afgana.

Esa aparición terminó con las conjeturas acerca de su supuesta muerte como consecuencia de una lucha por el liderazgo dentro del grupo rebelde tras la muerte, en agosto, de su predecesor, Baitula Mehsud, por un ataque con misil lanzado por Estados Unidos.

Comentá la nota