"Se ataca con virulencia a la empresa"

Cuatro de los siete sindicatos del sector calificaron de "burda maniobra" mostrar a los trabajadores como los responsables de los problemas por los que atraviesa la compañía. La flamante conducción de la aerolínea busca poner orden en la administración.
En respuesta a las denuncias cruzadas sobre "sabotajes" en el servicio de Aerolíneas Argentinas, ayer se reunieron en la sede de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas los secretarios generales de cuatro gremios de trabajadores aeronáuticos: Jorge Pérez Tamayo (APLA), Ricardo Frecia (Asociación Argentina de Aeronavegantes), Edgardo Llano (Asociación del Personal Aeronáutico) y Rubén Fernández (Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales). Analizaron la situación de AA y Austral y calificaron de "burda maniobra de algunos sectores que pretenden mostrar a los trabajadores como los responsables de los actuales problemas por los que atraviesa la compañía".

Al respecto, la flamante conducción de la compañía busca poner orden en la administración. Por ejemplo, se presenta el caso del gerente comercial de Aerolíneas Argentinas en Estados Unidos que opera también como mayorista de turismo y prioriza la competencia para derivar pasajeros. Esos cuatro gremios aeronáuticos, de los siete existentes, difundieron un comunicado advirtiendo sobre los riesgos que enfrenta la compañía. El secretario general adjunto del sindicato de personal de tierra, Rafael Mella, se animó a ponerle nombre y apellido al supuesto responsable de las deficiencias mencionadas: el gerente de Mantenimiento, Oscar Donokian. Apuntó que un repuesto que debe estar a las 12 de la noche llega a manos de los técnicos a las 5 de la mañana, demorando el diagrama de vuelos y obligando al pago de horas extra. También señaló que se programan servicios para una flota de diez aviones cuando sólo hay cinco en disponibilidad. "Quizás no haya mala intención y sea sólo negligencia", concedió Mella.

La posición de los siete gremios del sector coincide en defender la reestatización de Aerolíneas y Austral. Pero la división aparece entre los dos sindicatos más poderosos –pilotos de Aerolíneas y técnicos–, que se imputan mutuamente ser responsables de las cancelaciones de vuelos e impuntualidades. Recalde promete sancionar esas deficiencias en la medida que se identifique a los responsables.

Pérez Tamayo denunció por escrito que las fallas en mantenimiento son tan graves que comprometen la seguridad en vuelo. Ricardo Cirielli, líder de los técnicos, replicó que la mayoría de los problemas denunciados –y que se concentraron en el fin de semana largo del 1º de mayo– habrían sido simuladas por los pilotos para instrumentar de hecho una medida de fuerza encubierta. El resto de los gremios prefiere apuntar a los mandos medios de la compañía, a los que imaginan comprometidos con el proyecto de boicotear la etapa reestatizadora.

En ese sentido, Llano señaló que "hay que recordar que nosotros hace un año cuando la compañía era conducida por Marsans ni siquiera cobrábamos nuestros salarios". Por su parte, Frecia enfatizó que "hay intereses que siguen estando vigentes: la expansión de alguna línea extranjera como LAN, abrir la política de cielos abiertos y convertir a nuestra línea aérea de bandera en una empresa regional dejando sin puestos de trabajo a muchos de nosotros y privando al pueblo argentino de una herramienta vital como lo es la actividad aerocomercial". Fernández afirmó que "no nos imaginábamos que en tan poco tiempo se iba a atacar a las empresas con tanta virulencia como lo están haciendo ahora y encima dejando traslucir que los problemas son por culpa de los trabajadores".

El objetivo del encuentro de ayer de esos cuatro gremios buscó despegarse de Cirielli, que acusó a los pilotos de sabotear el servicio para continuar consolidando su influencia en la conducción de la empresa. El móvil fue evitar que la responsabilidad por las fallas sean imputadas a los trabajadores de esos sindicatos. A Cirielli, en cambio, le inquieta perder influencia en las decisiones empresarias. El directorio estatal encabezado por Recalde promete pronunciarse en los próximos días sobre esas irregularidades denunciadas.

Comentá la nota