Asustó el Fantasma.

Asustó el Fantasma.
Regatas terminó con el invicto de Atenas como local (llevaba 14 juegos). ¿El golpe de la resurrección?.
Regatas necesitaba un golpe así para empezar a terminar con su irregularidad y salir del fondo. Y lo dio en Córdoba, ante el líder absoluto, en una cancha en la que nadie había ganado (14-0) y hacía un calor insoportable. Todo pese que su nuevo extranjero (Brown) debutó y se lesionó el tobillo derecho. El 77-66 sobre Atenas le dio la 2° Copa Desafío (ganador de la Copa Argentina con el del Súper 8).

Empezó arrasando Atenas: 18-6 en 6m. Su defensa tenía controlado al rival y eso, del otro lado, tenía tiro externo. Regatas cambió. Maniatado en el fijo, empezó a acelerar más, con Cequeira (siete puntos) para acercarse: 17-23. Los suplentes le dieron soluciones a Santander: Montecchia y su lucidez conductiva, Tintorelli con su dominio interior (11 puntos) y Fierro, por su buena mano (ocho). Tres jugadas calcadas: gran pase del Puma y definición de Tintorelli tras un pick and roll, la última con volcadón incluido. La visita lo dio vuelta y ganó la etapa: 45-37.

Atenas presionó en el 3° y confundió a Regatas a tal punto que, en siete minutos, tuvo siete pérdidas y apenas dos puntos. Igual, apenas perdía por dos y lo dio vuelta en el final aprovechando la mala noche de Leo Gutiérrez (3-14 de cancha) y apariciones de Montecchia y Cequeira. Kammerichs hizo tres golazos para solidificar la ventaja y aguantar la reacción que Atenas inició a través de Locatelli (ocho seguidos). Montecchia le dio tranquilidad y Cequeira (cerró con 19 puntos), el doble clave para liquidar a 1m30.

Y el Fantasma asustó...

Comentá la nota