La asunción de San Pedro dividió las aguas.

BROWN: La llegada del titular del Concejo Deliberante a la intendencia en reemplazo de Darío Giustozzi, con licencia, provocó aceptaciones y rechazos por parte de los distintos sectores. Desde el oficialismo destacaron su “capacidad” para ocupar el cargo; mientras que desde pusieron en tela de juicio que pueda desempeñar el cargo correctamente.
La asunción del presidente del Concejo Deliberante de Almirante Brown, Mariano San Pedro, como intendente provisional en reemplazo de Darío Giustozzi (con licencia) despertó opiniones distintas entre los distintos espacios políticos y reabrió viejas heridas del último ciclo de sesiones, en las que el concejal se cruzó en varias oportunidades con parte de la oposición

Precisamente desde este sector, a modo de pase de factura por algunas actitudes del edil que al parecer dejaron marca, advirtieron sobre el peligro de que vaya a trasladar los manejos “autoritarios” del recinto al Gobierno y recalcaron, con un dejo de ironía, la presunta “importancia” de que haya sido justamente esta etapa la elegida por el jefe Comunal para hacer uso de la licencia solicitada a fines de 2008.

En este sentido, una de las detractoras más fuertes fue la edil de la Coalición Cívica Miriam Locher al opinar que la “decisión del Intendente de planear su partida en un período de receso fue muy buena”.

“Sabemos que si bien en enero el Municipio sigue funcionando la actividad no es tanta. Eso es importante porque de ese modo San Pedro se puede dedicar únicamente a la gestión”, remarcó la parlamentaria.

De inmediato agregó: “La solicitud Gisutozzi me parece en todo comprensible dado lo que le paso el último año (en referencia al fallecimiento de su esposa, Claudia Molina), lo que me preocupa es que San Pedro abra bien los ojos y esté más atento que cuando se desempeña en el Concejo, ya que ahí su rol es bastante opaco”.

Desde el oficialismo, en cambio, respaldaron al referente del FpV y tras recalcar la legalidad de su llegada a la oficina principal del Municipio señalaron sus “potencialidades” para la tarea.

“Lo de la Coalición no hace más que mostrar que critican por criticar y sin fundamentos”, se quejó Roberto Bastanza, uno de los representantes de la bancada oficialista que más se cruzó en las sesiones de 2008 con las referentes de Elisa Carrió.

“Mariano es un dirigente que ya mostró su capacidad en el Concejo y no tengo dudas de que no tendrá grandes inconvenientes –consideró-, una prueba de eso es que el Municipio en ningún momento dejó de funcionar”.

El cargo de intendente interino le corresponde a San Pedro por haber sido electo como primer concejal de la lista que en octubre de 2007 llevó a Giustozzi a la jefatura comunal. En tanto, al frente del Concejo quedó el concejal Horacio Jerez, por su condición de vicepresidente primero del órgano deliberativo. Aunque, este movimiento no trajo demasiada cola dado que el Cuerpo comenzará a funcionar en febrero y no hay previstas sesiones extraordinarias hasta la vuelta todo a la normalidad en cuanto a cargos.

Respecto al trabajo propiamente dicho, en su primer día al frente del Municipio San Pedro atendió los asuntos de gobierno en su despacho del Concejo Deliberante; mientras que por la tarde se trasladó a la oficina del Palacio Municipal que ocupa Giustozzi.

Según advirtieron voces allegadas al Gabinete local, antes de partir Giustozzi se habrían encargado de no dejar ningún tema sensible por lo que la función del edil pasará básicamente por cuestiones referidas a la labor cotidiana.

Comentá la nota