No asumir desde la Legislatura lo establecido por la Ley de Ética Pública era como lavarse las manos, dijo Gatti

El legislador del bloque Frente Democrático, Fabián Gatti, señaló que en la Comisión de Labor Parlamentaria “hubo un criterio de aceptación” de sujetarse a lo que establece la Ley de Ética Pública en relación a la denuncia de la defensora Ana Piccinini sobre el legislador Daniel Sartor “sobre todo la obligación de que en el poder legislativo debe hacerse un sumario”.
Dijo que en este sentido se compartió la opinión de la asesora legal de la legislatura, más allá de la propia posición del propio Sartor de aceptar una investigación sumaria. Afirmó Gatti a la agencia APP que “no sólo lo decía la norma, sino que políticamente no hacer eso y enviar directamente a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas por más que allí se hiciera una investigación nosotros tenemos responsabilidades dentro de la ley y no asumirlas hubiera sido como lavarse las manos”.

Explicó además el legislador que “se analizó si esto significaban un precedente para el futuro o no; en este caso se toma una decisión y el legislador la acepta. La pregunta sería ¿qué pasa si no la acepta? En este caso mi opinión técnica es que se puede seguir adelante con un sumario preventivo o investigativo, y así lo marca la jurisprudencia. Tal vez pueda haber alguna dificultad al momento de citar al legislador y allí pueda plantearse alguna cuestión vinculada a los fueros, que es totalmente discutible. Pero los fueros están limitados a la imposibilidad de detener, de privar de la libertad a un funcionario que posee fueros como son los legisladores o a citarlo a una indagatoria ya en una causa penal. Pero esto es una investigación administrativa que puede derivar o no en una causa penal”.

Indicó en cuanto a la diferencia entre incremento patrimonial y enriquecimiento ilícito que el primero “si se comprueba y no se condice con las declaraciones juradas que están en el Tribunal de Cuentas genera una responsabilidad de carácter administrativo que tiene sanciones pecuniarias, si yo declaré que tengo dos casas y en realidad me comprobaron quince, estoy cometiendo una falta y se me va a sancionar económicamente. Si tengo quince y las hice con otra actividad que no he declarado, también tendré una sanción. Pero si no se pueden justificar, no tengo otra actividad que es la que produce todos esos bienes, ahí estoy en el marco de un enriquecimiento ilícito y se enmarca en el derecho penal”.

Respecto a que aparentemente muchos funcionarios no cumplían con la declaración jurada o no se les exigía, dijo que “espero que esto sirva para que tanto los que tienen que controlar como los que deben realizar las declaraciones juradas cumplan con sus obligaciones”.

Comentá la nota