Asumió un nuevo secretario de Salud

Se trata del cirujano Héctor Jorge Ruffinelli, quien acumula una larga experiencia de trabajo en el Hospital Nuestra Señora de Luján.
La noticia se oficializó el jueves pasado. Mediante una gacetilla de prensa, el gobierno comunicó la designación de Héctor Jorge Ruffinelli como nuevo secretario de Salud, Medio Ambiente y Políticas Sociales, en reemplazo de Ana Ferrarotti.

A modo de currículum, desde el Departamento Ejecutivo municipal destacan la vasta experiencia que el nuevo funcionario acumula como cirujano en el Hospital Municipal Nuestra Señora de Luján.

Ruffinelli es egresado de la Universidad de Buenos Aires y realizó la especialización en Cirugía General en el Hospital Zubizarreta, del barrio porteño de Villa Devoto.

Comenzó su carrera profesional en 1979 como practicante en el nosocomio comunal, donde desde 1982 -año en que se recibió de médico-, continuó trabajando hasta la actualidad, con excepción de un período de cuatro años (89-93) en los que se desempeñó como profesional en la provincia de Santa Cruz. Por otra parte, realizó diversos cursos, entre los que se destaca el de Administración Hospitalaria.

Según las averiguaciones realizadas por EL CIVISMO, el nombramiento de Ruffinelli encontró buena recepción entre los trabajadores del Hospital local. En realidad, dentro del centro de salud muchos esperan que el alejamiento de Ana Ferrarotti traiga aparejado cambios en la conducción de la institución. Se sabe que el director Daniel Ortega no cosecha demasiado consenso entre el plantel profesional.

A pesar de las reiteradas críticas que Ferrarotti recibió durante su año de gestión, la ahora ex funcionaria municipal fue designada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en el cargo de directora del Programa Nacional de Salud Reproductiva. Oficialmente ese fue el motivo de su alejamiento del Departamento Ejecutivo. Sin embargo, hay quienes dicen que su pase del ámbito municipal al nacional fue una forma elegante que eligió Rosso para prescindir de los servicios de Ferrarotti.

“En realidad no fue un premio. Rosso aprovechó la oportunidad para sacársela de encima”, le dijo a EL CIVISMO una fuente que conoce en detalle el funcionamiento del Hospital.

EL DATO

Ruffinelli ingresó como practicante al Hospital local en 1979.

Comentá la nota