Asumió el nuevo jefe de Zona del Servicio Penitenciario Bonaerense

Se trata del inspector Mayor Víctor A. Knappe. Reemplazó al inspector Mayor (EG) Juan Giménez. El acto se concretó el martes en la Unidad 2 de Sierra Chica. Numerosas autoridades estuvieron presentes, entre ellos el director de Seguridad, Javier Daniel Darío Ciancio.
En una ceremonia sencilla que se realizó en el casino de oficiales de la Unidad Penal 2 de Sierra Chica se asumió este martes el nuevo jefe del Complejo Penitenciario Zona Centro del Servicio Penitenciario Bonaerense. Se trata del Inspector Mayor (EG) Víctor A. Knappe, en reemplazo del Inspector Mayor (EG) Juan R. Giménez.

El acto se llevó a cabo a las 11, circunstancia en la cual se hizo una formación que presenció la asunción del nuevo jefe zonal, que venía de desempeñarse como director de la Unidad Nº 13 de Junín.

Presidió la ceremonia el Director de Seguridad, Inspector General (EG) Javier Daniel Darío Ciancio, también asistieron el Sr. Director de la Unidad Nº 2 de Sierra Chica, Inspector Mayor (EG) Víctor H. Cáceres, el Sr. Director de Unidad Nº 7 de Azul, Prefecto Mayor (E.G.) Guillermo García, el Sr. Director de la Unidad Nº 17 Urdampilleta, Prefecto Mayor (E.G.) Marcelo Anselmo, el Sr. Director a cargo de la Unidad Nº 27 de Sierra Chica, Prefecto (EG) José Luis Alvano, el Director de la Unidad Nº 30 de Gral. Alvear, Prefecto Mayor (EG) Claudio Staldecker, el Director de la Unidad N° 38 de Sierra Chica, Prefecto Mayor (EG) Hugo A. Ibarra, el Sr. Director de la Unidad Nº 52 de Azul, Prefecto Mayor (E.G.) Luis Angel Vázquez, docentes y agentes de las distintas unidades de Serra Chica.

El Jefe saliente del Complejo Penitenciario Centro, Inspector Mayor (EG) Juan R. Giménez se dirigió a los presentes con emotivas palabras, resaltando que “para mi son importantes todos los integrantes que componen el Complejo Penitenciario Centro, me han brindado su apoyo, se han desempeñado con un espíritu sublime, con un empuje y fuerza interior que demuestra una convicción incomparable de responsabilidad, templanza y valentía, compromiso con el trabajo y dedicación incondicional y los resultados están a la vista, sólo hace falta ver a nuestro alrededor para comprobar el tenaz y constante trabajo que se realiza”.

Y agregó que “el Servicio Penitenciario al igual que otras actividades, viene transformándose a ritmo vertiginoso, estamos conscientes que estos cambios generan conflictos. Pero hemos sabido administrarlos. Este Complejo Penitenciario, del cual estoy orgulloso de haber dirigido, sobresale por su organización para cumplir con la misión institucional, que es el tratamiento, y aquí estamos convencidos que el tratamiento consiste en inculcar a los internos la voluntad de vivir conforme a la ley y mantenerse con el producto de su trabajo y educación pero siempre en un marco de orden y disciplina, a eso estamos abocados.

“Esto se logra gracias al compromiso que ponen de manifiesto, a su actitud; actitud frente a su quehacer diario que en este caso se ha regido por las siguientes reglas fundamentales: respeto a las leyes y reglamentos, respeto a los derechos de los demás, la ética como principio de conducta, el orden y la disciplina, la puntualidad, la responsabilidad, el deseo de superación.

“Por todo esto, la tarea penitenciaria debe ser reconocida. Aquellos que dedican tiempo y esfuerzo en analizar la problemática institucional sostienen que nuestro trabajo tiene una importantísima relevancia social, que debe ser considerada. Por eso no debemos bajar los brazos y esforzarnos más a pesar de las dificultades y necesidades reales que se nos presentan, para dejar bien en alto el orgullo de ser penitenciario.

“Por ello aquí estamos, dedicándonos a nuestra tarea en bien de la institución y a favor de la sociedad, porque estamos plenamente convencidos que a nuestra querida institución y la sociedad a la que pertenecemos se lo merecen”.

Un párrafo aparte y por demás emotivo estuvo dedicado a su familia, al apoyo que siempre encontró en su esposa y sus hijos.

Comentá la nota