Asumió el nuevo concejal y prometió revertir la gestión de Levín

Amado Saldivia juró como nuevo concejal de la Comuna en reemplazo del depuesto Eliseo Levín, de quien se distanció políticamente. Prometió un «cambio» en la relación con los ediles ante «un conflicto que no le sirvió a nadie». La asunción se concretó sin incidentes, destacando el concejal Telmo Benítez que «se abre un antes y un después en la vida institucional del Concejo».
RIO GRANDE.- El Concejo Deliberante de Tolhuin tuvo una sesión extraordinaria en la jornada de ayer, presidido por el concejal Rubén Simioni, ya que el concejal Telmo Benítez se encuentra ocupando la intendencia de forma interina.

Simioni, junto a los concejales Dionisio Bellafronte y Karina Tillería aprobaron la resolución que terminó por designar a Amado Saldivia, un chileno naturalizado que reside en la Comuna desde hace más de 20 años, como nuevo concejal en reemplazo del depuesto Eliseo Levín, en razón de que lo sucedía en la lista del Frente de Integración Fueguina, por la cual resultara electo.

Saldivia juró y pasó a ocupar su banca, tras lo cual recibió discursos de bienvenida de sus pares, para luego dirigirse al público en una escueta alocución en la cual prometió armonizar las tensas relaciones políticas y trabajar para el bien de la comunidad.

Saldivia, rápidamente, marcó un distanciamiento político de Eliseo Levín, al precisar que «debe cambiar la relación con los demás concejales y ponernos a trabajar por la gente como corresponde», para luego agregar, «me siento con una responsabilidad inmensa».

Saldivia se alejó del polémico Levín al aseverar que a pesar de acompañarlo en la lista, «nunca tuve contacto porque él nunca lo tuvo conmigo, yo estuve en el segundo lugar y nunca se comunicó conmigo, pero no hay que hacer leña del árbol caído, hay que ponerse a trabajar», aseverando finalmente «mi rol es trabajar para la comuna, el conflicto para la gente que vivimos en Tolhuin no le sirve a nadie, y creo que nos debemos poner a trabajar», reiteró.

Finalmente, y una vez concluida la sesión que se desarrolló en total calma, los concejales se trasladaron al edificio de los bloques políticos, situado a pocos metros de la Casa de la Cultura -donde se desarrolló el acto-, e hicieron entrega de la que fuera la oficina de Levín al flamante Concejal.

Se informó que se cambió la cerradura de esa oficina, se inventariaron todos los elementos pertenecientes al patrimonio público, y luego se hizo una exposición policial ante artículos que fueron dejados a disposición del edil depuesto.

Comentá la nota