Asumió la nueva Directora de Juventud, tras la escandalosa salida del titular del área

La edil maipucina Yamila Cerezo reemplaza a Ariel Guirín, quien debió renunciar acusado de protagonizar un episodio de copas y golpes en un boliche. La flamante funcionaria aseguró que “escuchará las necesidades de la sociedad”.
Yamila Cerezo asumió hoy como Directora Provincial de Juventud, luego de que el titular del área se viera obligado a renunciar luego de ser denunciado por un escándalo en un boliche.

Hasta este mediodía, la flamante funcionaria se desempeñaba como concejal del PJ en Maipú. La elegida tiene 31 años y responde políticamente a la titular del Concejo de Maipú, Olga Bianchinelli. Es licenciada en relaciones humanas y en relaciones públicas de la Universidad Marcelino Champagnat, y preside la juventud justicialista de su departamento.

Durante su discurso, Cerezo destacó: "Los jóvenes tienen la capacidad de escuchar a la sociedad y ver qué es lo que está requiriendo. Vamos a tratar de escuchar las necesidades y resolverlas, y plantearnos con todos los asesores de Juventud de los departamentos qué acciones podemos hacer en pos de políticas reales".

Además agregó: "Quiero abrir el Consejo a todos los sectores de la juventud de la provincia para que logre transformarse en un consejo social, en donde participen las ONG, los credos... es decir, todas las instituciones que forman la sociedad civil, y no sólo la parte gubernamental, que es la que hoy tiene este organismo".

La salida de Guirín

Ariel Guirín puso su renuncia a disposición de la ministra de Desarrollo Humano, Silvia Ruggeri, luego de que los dueños del boliche El Santo (Rodeo del Medio), Javier y Arnaldo Mesa, lo involucraran junto a otras personas que estaban con él en la madrugada del 13 de octubre, en un desorden de proporciones.

Señalaron que habían intentando pedir una bebida alcohólica fuera de horario, lo que derivó en golpes de puño y hasta hubo un policía que resultó con lesiones en el rostro.

Guirín dio otra versión de los hechos y señaló que fue maltratado cuando, con sus acompañantes, fue a retirar un premio que había ganado en un sorteo, durante la velada. Acusó a Javier Mesa de haberlo agredido, en represalia porque su oficina estaba realizando numerosas actas por infracciones de los locales de diversión de los jóvenes.

La presión de la situación obligó a la ministra a aceptarle la dimisión.

Comentá la nota