Asumió la CGT local paralela con el apoyo de más de 20 gremios.

La conduce el sindicalista mercantil macrista Gustavo Eduardo González. Desconocen la legitimidad del liderazgo del camionero Larramendi. Respaldaron el liderazgo de Herrera en las 62.
Con la anuencia de representantes de más de 20 gremios reunidos en asamblea en el predio del sindicato de la alimentación (STIA), el sindicalista mercantil Gustavo Eduardo "Canario" González asumió ayer como secretario general de la CGT Pilar, paralela a la conducción que en la actualidad ostenta el dirigente camionero Oscar Laramendi.

Ese nombramiento, que contó con el aval de delegados de diversos sindicatos como, por ejemplo, el anfitrión (alimentación), seguridad, remiseros, papeleros, del plástico, de la carne, judiciales, trabajadores rurales, trabajadores del Estado -entre otros-, pareció ser tan sólo el inicio de una fuerte puja gremial y política que pugnará por dirimirse la representatividad del movimiento obrero de cara a la disputa de cargos electivos que se dará a nivel nacional en los comicios legislativos de este año.

La flamante mesa directiva de la central obrera pilarense presidida por el macrista González, que desconoce la autoridad de la CGT encabezada por Larramendi, respaldó además el liderazgo de Jorge Herrera en la seccional regional de las 62 Organizaciones Peronistas que fuera puesto en duda por la facción sindical opositora.

Para la conducción de la CGT paralela, la representatividad de Larramendi no se ajusta a los términos legales establecidos y por eso carece de legitimidad. "El compañero Larramendi y sus seguidores no representan a la CGT Pilar atento a que, como ellos bien saben, para la normalización de una regional se requiere previamente del llamado a un plenario, que en el caso de Larramendi nunca se hizo, para que como resultado de la votación de las organizaciones hermanas se designen las autoridades", señala un comunicado firmado ayer en el predio de STIA por todos los delegados gremiales presentes.

Política

La trascendencia política del acto de ayer se vio reflejada en la presencia de algunos de los principales referentes del arco opositor al gobierno municipal de turno, como la del abogado Roberto Damboriana -que busca posicionarse como referente del duhaldismo en Pilar-, del concejal del PRO Marcelo Criniti, o del ex edil pattista Hugo Quintero.

En su discurso, Herrera hizo un llamado a la unidad sindical y lanzó un mensaje que buscó diferenciarse del pensamiento de la CGT oficial cercana al Gobierno que prioriza la preservación del empleo en tiempos de crisis ante la posibilidad de que se concreten aumentos salariales.

"Esto no se arregla pidiéndole a los empresarios que dejen de despedir gente. Acá hace falta un aumento de salarios ya porque el poder adquisitivo se lo lleva la inflación que es el peor impuesto que tenemos que soportar los trabajadores", sentenció el titular de las 62 Organizaciones a nivel local.

Comentá la nota