Asumió Bibiloni con duras críticas a su antecesora

Cuestionó la falta de gestión de la cordobesa y el exceso de gastos en viajes al exterior de funcionarios del área. “La secretaría no puede ser una agencia de turismo”, chicaneó
Con críticas indisimuladas hacia su antecesora, Homero Bibiloni asumió ayer como nuevo secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Bibiloni juró en el cargo a sólo dos días de la renuncia de Romina Picolotti, eyectada el martes pasado del Gobierno por sus cuestionamientos al veto presidencial a la Ley de Glaciares que la enfrentó al matrimonio Kirchner.

El nuevo secretario de Ambiente fue subsecretario del área entre 2003 y 2006 y hasta ayer se desempeñaba como subsecretario legal y Técnico del municipio de La Plata, cargo al que asumió en diciembre de 2007.

Sin nombrar a la despedida Picolotti y antes de poner un pie en su nuevo despacho, Bibiloni salió a hacer leña del árbol caído.

“La Secretaría de Ambiente no puede ser una agencia de viajes de turismo sino que debe mirar el país profundo, los conflictos sociales y gestionar”, chicaneó en sus primeras declaraciones a la prensa, tras ser puesto en funciones por el jefe de Gabinete, Sergio Massa, en la Casa Rosada.

El nuevo funcionario también señaló que hay que “recuperar un nivel acelerado de gestión”, ya que el área ahora a su cargo tiene “financiamiento sin ejecutar”.

Se refería, claro, a los motivos públicos que esgrimió el Gobierno para justificar el despido de la polémica funcionaria, quien había aterrizado en el planeta K de la mano del ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Básicamente, se le achacaron manejos irregulares en esa dependencia, entre ellos, gastos indiscriminados en viáticos por viajes al exterior de directivos del área y una subejecución del presupuesto de sólo el 40%.

Sin embargo, las razones que sellaron el final de la era Picolotti en el Gobierno fueron sus críticas veladas al veto presidencial a la ley de protección de glaciares, que había sido aprobada por unanimidad en el Parlamento. (ver aparte).

El polémico veto ya había generado la indignación de ambientalistas y opositores, que deslizaron sospechas de motivaciones fiscales o de negocios en esa medida.

Sobre los problemas judiciales que enfrenta Picolotti, investigada por la jueza María Servini de Cubría por supuesta malversación de fondos públicos, Bibiloni se limitó a decir ayer que “eso lo deberá evaluar la Justicia”.

Por otra parte, el nuevo funcionario señaló que los lineamientos ordenados por Cristina Kirchner para su gestión fueron “mirar la deuda ambiental interna y sentar una posición ideológica en lo internacional en cuanto a lo que es la soberanía nacional en el marco de la globalización”.

En ese marco, anunció que el 15 del este mes asistirá al Consejo Federal del Ambiente por la ley de Bosques y se reunirá con los intendentes de la Cuenca Matanza-Riachuelo y con la Federación Argentina de Municipios.

Comentá la nota