CFK asume la Secretaría pro témpore de la Cumbre

Al hablar en el cierre de la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó la importancia de los "acuerdos, consensos y aún disensos" para construir en "democracia". Cristina pidió que las cumbres sumen un capítulo "dirigido a la política internacional global y regional" para que emita "pronunciamientos sobre hechos que provocan una distorsión muy grave en la seguridad mundial". Además, la Presidenta reiteró la posición argentina sobre la situación en Honduras y celebró "el esfuerzo" de los mandatarios para poder "reflejar los distintos matices" en la declaración final.
En este marco, la mandataria recordó que el año que viene la cumbre se realizará en la ciudad de Mar del Plata, "una ciudad que como Estoril, que también mira al Atlántico", y señaló que allí se tratarán las "metas educativas para el 2021", que incluye temas relacionados con la educación pero "también con la inclusión".

Cristina sostuvo que educación e inclusión "son el elemento más estabilizador de las democracias", al referirse a las dos cuestiones que serán ejes de la próxima Cumbre Iberoamericana.

"La educación, la inclusión y el acceso a los bienes básicos universales son garantía verdadera y tal vez el elemento más estabilizador de las democracias en toda la región y en el mundo", dijo la mandataria.

En su discurso, la jefa de Estado argentina dijo que "lo más clave de una democracia no es sólo el poder votar, sino que dé igualdad de oportunidades a todos sus miembros, de modo tal que el hijo de un trabajador pueda llegar tal vez a la más alta magistratura de un país".

Sin embargo, la Presidenta sostuvo que la "democracia, la educación y la inclusión" son temas centrales para la región, pero que recién cuando la democracia retorne al continente se podrá avanzar en otros temas.

En este sentido, agregó que recién cuando se logre esto se va a poder "discutir cómo hacer las cosas mejor en educación, inclusión, y analizar posturas respecto a reformas financieras, o tal vez también la cuestión de Medio Oriente, que no es una cuestión local sino de política global".

Cristina se refirió a la respuesta internacional al golpe en Honduras y afirmó que "las leyes" no son cuestión de "derecha o izquierda" y que la postura respecto a los países debe ser "una e igualitaria", y no "binorma".

"No se puede tener un comportamiento binorma según la orientación ideológica. Se planteó que en Honduras se estaba violando la constitución porque se estaba llamando a referéndum, pero hay otras experiencias en la región donde la opinión no fue la misma", dijo la mandataria durante el cierre de la Cumbre Iberoamericana.

"Dentro de un año nos encontraremos con el sol de Mar del Plata, al lado del mar. Si nos encontramos con que el sol de la democracia brille en todos los países iberoamericanos habremos dado cumplimiento a nuestra misión fundamental como dirigentes políticos cualquiera sea nuestra orientación", señaló Cristina en su discurso.

La jefa de Estado abogó asimismo para que se cumpla "la declaración de derechos y garantías que garantiza a cada hombre vivir en una sociedad, en la cual cuando le golpean la puerta a las 6 de la mañana solo pueda ser el lechero y no otra cosa" y dijo que de esta manera "habremos cumplido el verdadero objetivo de la vigencia de esos derechos humanos".

Comentá la nota