Asuetos y feriados por la Gripe A ya impactan en la economía

La certificación de obras se frenó en las dependencias administrativas del Estado. Los abogados también se perjudicarían.

Es el tiempo en el que la provincia funcionará "a media máquina" por el adelantamiento de la feria administrativa y por la reducción del personal en las dependencias oficiales. El avance innegable e imparable de la cantidad de pacientes bajo sospecha de que contrajeron el virus de la Gripe A obligó a las autoridades gubernamentales (por recomendación de los responsables del área de la salud) a frenar las actividades que impliquen mantener a muchas personas en recintos cerrados durante bastantes horas. Así, la primera decisión fue la de cerrar las escuelas, adelantar las vacaciones, decretar asueto administrativo y reducir al mínimo la circulación de empleados en las oficinas estatales.

El panorama que se advirtió en los primeros días que se hizo efectiva la reducción del personal en las oficinas públicas fue un anticipo de lo que derivaría después: la tramitación de cualquier expediente (sea cual fuere su naturaleza) se retomará recién en el mes de agosto próximo.

"Yo se lo recibo ahora, pero con esto vamos a volver el mes que viene", le dijo a un constructor una empleada del área de Arquitectura Escolar, ante la presentación de los papeles para ejecutar reparaciones en un establecimiento. Es cierto que con las escuelas sin alumnos no hay necesidad de realizar los trabajos.

Pero hay más ejemplos. En el ministerio de Obras Públicas, una de las áreas más fuertes del Gobierno provincial por el empuje que representa para toda la actividad económica, también la "lentitud" en la tramitación de los expedientes, derivada de la segmentación del personal en las oficinas (por prevención por la gripe) representa una baja en la ejecución de las obras. "Sin las certificaciones, que las hacen en las oficinas y no en donde está la construcción, no hay posibilidad de cobrar, y hay que parar hasta que se retome la actividad", le confió a este diario un arquitecto que realiza trabajos en el área de infraestructura pública.

Es decir que aunque en las obras el riesgo de contagio o de circulación del virus sea menor, igualmente se deben demorar por el freno administrativo.

En las fábricas

El panorama en las plantas fabriles de El Pantanillo es dispar, según lo pudo comprobar este diario en una recorrida que se realizó la semana que pasó.

Mientras las plantas de Alpargatas, la fábrica de envases plásticos para la Coca Cola, IPC, Neba y otras siguen funcionando en forma normal, hay otras que redujeron la cantidad de personal por turno para evitar los contagios.

En diálogo con este diario, los encargados de recursos humanos de las primeras fábricas sostuvieron que el trabajo del personal es "igual al de hace un mes atrás", pero recalcaron que por recomendación de las autoridades sanitarias, se reforzaron las tareas de prevención, orientadas en particular a la limpieza personal y de los lugares de trabajo.

Comentá la nota