Astrada renunció a la conducción técnica de Estudiantes.

ESTUDIANTES: Leonardo Astrada dejó de ser esta tarde el entrenador de Estudiantes de La Plata luego de mantener una reunión con los dirigentes del club, en City Bell al regreso de Ecuador, donde el "pincha" perdió con Deportivo Quito por Copa Libertadores.

Leonardo Astrada.

Leonardo Astrada dejó de ser esta tarde el entrenador de Estudiantes de La Plata luego de mantener una reunión con los dirigentes del club, en City Bell al regreso de Ecuador, donde el "pincha" perdió con Deportivo Quito por Copa Libertadores.

Los malos resultados cosechados en el torneo Clausura además de la Libertadores, agravados por el bajo rendimiento individual y colectivo del equipo y algunos conflictos internos como el suscitado con Marcos Angeleri, precipitaron la renuncia del técnico.

El entrenador hizo oficial su dimisión tras una reunión que mantuvo en el Country Club con el vicepresidente primero Marcelo Malaspina y el vocal Eduardo Vera, con funciones en el departamento de fútbol, a poco de que la delegación "pincharrata" arribó al lugar tras su regreso de Ecuador.

Con el entrenador también se alejarán el ayudante de campo Hernán Díaz y el preparador físico Gabriel Macaya.

Astrada dirigió durante 30 partidos al equipo entre torneo local y competencias internacionales (Sudamericana 2008 y Libertadores 2009), con 13 triunfos, 7 empates y 10 derrotas. El equipo tuvo 31 goles a favor y 31 en contra.

Astrada se transformó así en el cuarto entrenador de primera división en abandonar el cargo, ya que anteriormente lo hicieron Juan Manuel Llop (Racing Club), Gustavo Alfaro (Rosario Central) y Omar Labruna (Gimnasia de Jujuy).

La noticia tardó en oficializarse por parte de la directiva del club platense, que aprovechó esas horas para encontrarle ya un reemplazante al "Jefe", que había asumido el cargo el pasado 21 de septiembre de 2008 en reemplazo del renunciante Roberto Sensini.

Entre los candidatos para cubrir el puesto figuran Alejandro Sabella, ex ayudante de campo de Daniel Passarella y ex jugador de la institución "pincharrata", quien cuenta como ayudante de campo a otro ex jugador del club como Julián Camino.

También en la carpeta de la directiva asomó el nombre de Fernando Gamboa, que viene de dirigir a Newell`s Old Boys y tiene como ayudante a Ariel Zapata, otro ex Estudiantes, pero declinaría el ofrecimiento ya que lo une una sólida amistad con Astrada y no considera ético transformarse en su reemplazante.

Otro técnico que interesa es Américo Gallego, aunque su alta cotización frenaría la llegada. Por eso en las últimas horas creció la figura de Nery Pumpido, quien viene de dirigir al club Al-Shabab, de Arabia.

Conocida la dimisión de Astrada, los socios y simpatizantes, en mensajes enviados a emisoras platenses, dieron su apoyo a un regreso de Diego Simeone, o bien que José Luis Calderón, técnico recibido, precipite su alejamiento de la actividad para hacerse cargo del puesto vacante.

Lo cierto es que cuando llegó, pasado el mediodía, a City Bell, Astrada, por lo general muy autocrítico, no tenía madurada la decisión, ya que al despedirse de los jugadores los citó para el entrenamiento que se realizará mañana, desde las 9, en el Country, y que en principio estará a cargo de Oscar Malbernat.

Incluso las voces que se alzaron por parte de los jugadores y de la dirigencia estuvieron dirigidas hacia la continuidad del entrenador.

El capitán Juan Sebastián Verón admitió a su regreso de Ecuador que "hay que encolumnarse detrás del técnico" y apoyar "sus decisiones", pese a que no compartió la decisión del entrenador de marginar al lateral Marcos Angeleri, alegando razones tácticas, aunque en realidad comprendían razones disciplinarias.

Por su parte el presidente del club, Rubén Filipas, remarcó que "Estudiantes tiene una línea que tratará de mantener. El es el entrenador y tiene el apoyo de la dirigencia. Es una locura pensar eso. Estudiantes no acostumbra a cambiar técnicos tan seguido".

Pero en fútbol nunca está dicha la última palabra, y los resultados mandan.

Pero lo que pesó más en el alejamiento de Astrada además de los resultados (dos derrotas en la Copa y tres en el Clausura), fue el muy flojo rendimiento del equipo y también la difícil convivencia interna del plantel, donde se habían levantado algunos cuestionamientos que se acentuaron tras la caída del equipo en la altura de Quito.

Comentá la nota