Astori no confía en las encuestas

Según destacaron sus dirigentes de campaña, Astori atraerá más votos al oficialismo para las presidenciales de octubre en Uruguay.
La sola referencia al binomio Mujica-Astori provoca comezón en los dirigentes del Frente Amplio alineados con el precandidato Danilo Astori. El ex guerrillero tupamaro es favorito en la interna oficialista, pero el vicepresidente uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, dijo a Página/12 que descree de los sondeos. A su lado, el senador Rafael Michelini se atrevió a pronosticar que, en caso de que gane Mujica, el oficialismo verá complicado su triunfo en las presidenciales de octubre. Ambos dirigentes estuvieron en Buenos Aires en el tramo final de la campaña.

El próximo domingo se celebrarán las elecciones internas en todas las formaciones políticas uruguayas. En el oficialismo, la pugna parece definida a favor de Mujica, 12 puntos arriba del candidato que mejor les cae a los sectores medios y de mayor educación. El Frente Amplio (FA) cierra hoy su campaña en el vecino país, con un acto encabezado por el presidente de la fuerza política, Jorge Brovetto, y los precandidatos Mujica, Astori y Marcos Carámbula.

Según destacaron sus oficiales de campaña, el ex ministro de Economía y preferido del presidente Tabaré Vázquez está a 35 mil votos de obtener una mayoría en la interna. Ante un puñado de medios argentinos, Michelini subrayó que el FA debe generar "certidumbres" para que una parte del electorado de centro lo acompañe como en el 2004 y aseguró que su candidato genera esa certeza. Y advirtió el senador: "Si ganara Mujica, les daríamos ventaja a los partidos tradicionales y tendríamos problemas para que la gente nos acompañe". Michelini insistió en que no basta sólo con la fórmula: "faltan pronunciamientos y equipo".

Si Michelini habló de certezas, Nin Novoa usó el término "confianza". "La gente ve a Uruguay como en un clima de negocios por la estabilidad institucional. ¿Por qué los agricultores argentinos se van a plantar soja y trigo al Uruguay? Porque allá encuentran confianza y certidumbre; se puede planificar, porque hay respeto por las reglas establecidas y por los poderes." Esa confianza, según el vicepresidente, es producto de la aplicación de políticas coherentes durante cinco años.

Los dirigentes uruguayos reconocieron que la relación entre Argentina y Uruguay no atraviesa "un buen momento" debido a la controversia desatada por la instalación de la papelera de la finlandesa Botnia en su país, pero confiaron en que después de las elecciones de octubre se abran "nuevos canales" de diálogo.

Otro tema conflictivo entre ambos países es el secreto bancario que mantiene Uruguay. Durante la campaña, Mujica defendió su eliminación. No es lo que están pensando en el otro bloque frenteamplista. Fernando Lorenzo, quien también participó ayer del encuentro –es señalado como futuro ministro de Economía–, dijo que ya hubo modificaciones. "Durante la reforma tributaria, el gobierno introdujo ajustes en el funcionamiento bancario a los efectos tributarios. Por otra parte, estamos dispuestos a seguir mejorando el sistema del secreto bancario en la medida en que sea necesario y que los intereses internos y los compromisos internacionales lo requieran."

Nin Novoa interrumpió y cargó las tintas con el Mercosur. "Estamos muy críticos con su funcionamiento: a cada rato se están violando las normas elementales de organización", afirmó el vicepresidente.

Tras el encuentro con la prensa, Nin Novoa, Michelini y Lorenzo participaron de un almuerzo con empresarios argentinos para reunir fondos. A la cita asistieron representantes de más de una decena de empresas, entre ellas, la italoargentina Techint, la concesionaria de estaciones aéreas Aeropuertos Argentina 2000 y la naviera Buquebús. Después, volvieron a cruzar el río para continuar con la campaña.

Comentá la nota