Astilleros SPI entregó la quinta embarcación fluvial para el transporte de hidrocarburos

"El año 2009 y 2010 será el despegue de la industria naval argentina", aseguró este miércoles Julio De Vido, ministro de Planificación Federal de la Nación, en el marco del acto de bautismo de la "Argentina V", la barcaza de doble casco, para transportar hidrocarburos por la Hidrovía del Río Parará, que construyó Astilleros SPI para el Consorcio de Cooperación Naviero "Argentina", que opera para YPF.
Las palabras del Ministro nacional coronaron un discurso en el que ponderó la recuperación del manejo de la energía por parte de empresas nacionales.

"Cuando asumimos en el 2003 este astillero que es del Estado estaba inactivo y hoy luce en plena actividad. La energía estaba en manos de extranjeros y ahora el 40% está en manos de argentinos. Esta únión entre el astillero, la empresa armadora y los trabajadores marca el camino a seguir para avanzar por esa senda de recuperar un bien estratégico como es el energético", subrayó De Vido en un fragmento de su exposición.

No fue el único funcionario del gobierno nacional que se hizo presente en el astillero "Almirante Storni" (Ex Ministro Domeqc García), en la Dársena Sur del Puerto de Buenos Aires. También estuvieron Carlos Tomada, ministro de Trabajo, así como los secretarios de Puertos y Vías Navegables, Ricardo Luján y Mercedes Marcó Del Pont, presidente del Banco Nación, entre otros. En representación de YPF, estuvo su vicepresidente, Enrique Eskenazi, quien ponderó "el desafío cumplido" por los actores que participaron del proyecto.

Y la comunión entre el astillero y el Consorcio que se encarga de transportar hidrocarburos para la petrolera estatal se ha renovado luego de cumplir la primera etapa de cuatro barcazas y tener encaminado el segundo proceso, con dos más, todas construidas satisfactoriamente y superando las normas de calidad internacionales por Astelleros SPI.

La Argentina VI ya se está construyendo y estará terminada en marzo del año que viene mientras que Federico Virassoro, presidente del consorcio naviero, anunció la construcción de dos más y una serie de remolcadores de distinta potencia.

"La Argentina VII y Argentina VIII serán utilizadas para el transporte de combustibles pesados", dijo el empresario, quien agradeció particularmente a Horacio Tettamanti, presidente de Astilleros SPI por la labor desarrollada hasta el momento.

"Han hecho un excelente trabajo y estamos muy conformes con su tarea", confesó Virassoro, que anunció nuevas inversiones por más de 20 millones de dólares. La "Argentina V" demandó una inversión de más de 4 millones de dólares.

La "Argentina V" reúne condiciones de seguridad medioambientales que la hacen única. Tiene diez tanques de carga y tres segregaciones totalmente independientes. Posee un sistema de cargamento altamente seguro al otorgar la posibilidad de operar a tanque cerrado.

Entre sus detalles se destaca un sistema de alarmas de gases y sistemas de CO2 contra incendio, así como paneles solares para la generación de corriente para luces de navegación y emergencia en forma independiente. Todo y cada uno de los procesos fueron coordinados y aprobados por la Sociedad de Clase Buerau Veritas.

El Presidente del astillero marplatense se mostró "feliz y contento" de participar del acto de bautismo.

"Esta barcaza es el fiel testimonio de que trabajando todos juntos tras un mismo objetivo, todo se puede. Juntos podemos conformar un país más justo y solidario, a partir de la unión entre las empresas, los trabajadores y el

Estado", dijo el ingeniero naval, al tiempo que agradeció al ministro Tomada "por ser un puntal enorme en este proyecto, más allá que no faltó a ninguno de los cuatro actos de bautismo anteriores" y al ministro De Vido "porque si desde su área no manejaran los recursos para al servicio del desarrollo productivo, este barco no hubiese sido posible"

La "Argentina V" tiene una eslora de 95 metros, una manga moldeada de 18,50 metros y un volumen para transportar 5175 metros cúbicos, que pueden ser de tres tipos diferentes de combustibles.

En la obra, trabajaron mas de 40 soldadores calificados para casco y tanque, y otro tanto de personal especializado en alistamiento de tuberías, válvulas y motores. Toda la obra fue realizada con la nave bajo techo y cumpliendo todos los plazos previstos de entgrega.

Astilleros SPI comenzó la construcción de esta serie de embarcaciones con la "Argentina I", que fue bautizada el 19 de septiembre del 2005. Aquel fue un hecho histórico ya que debieron pasar 18 años hasta que un astillero nacional pudiera volver a construir un artefacto naval de estas características tan complejas. Ahora con nuevas etapas del proceso de inversiones cumplidas, todos los actores del acuerdo van por más.

"Nuestra pasión son el mar y el transporte", confesó Horacio Tettamanti. "La naval es una industria pujante y próspera que contribuirá a recuperar la marina mercante nacional. Las barcazas que ya están operando y las que vendrán en un corto plazo, son un testimonio de cómo debemos trabajar para lograr el objetivo", finalizó.

Comentá la nota