Al-Assad piensa en un plan de transición

La iniciativa contemplaría la creación de un gobierno de unidad nacional
Acorralado por el avance de los rebeldes, el presidente sirio, Bashar al-Assad, estaría preparando un plan de transición de seis puntos, en el que ofrecería reformar la Constitución, crear un gobierno de unidad nacional y convocar a elecciones en 2014, en las que él se presentaría como candidato, según informó el diario libanés Al-Akhbar.

El primer y segundo punto del plan de Al-Assad exige un alto el fuego, que debe ser supervisado por observadores internacionales en Siria, algo que ya fracasó con los dos enviados especiales de la ONU, Kofi Annan y Lakhdar Brahimi.

Según el tercer punto, el gobierno sirio crearía un comité para la reforma de la Constitución. En ese sentido, Al-Assad estaría abierto a la adopción de un sistema político parlamentario o presidencial, de acuerdo con el diario libanés.

Al-Assad daría, además, luz verde a la formación de un gobierno de unidad nacional, conformado por miembros del oficialista partido Baath (en el poder desde 1963), la oposición y políticos independientes.

Al-Assad permanecería como presidente, mientras que como primer ministro se baraja la posibilidad de un independiente o del activista defensor de los derechos humanos residente en París Haytham Manna, vocero del grupo opositor sirio Comité Nacional de Coordinación de las Fuerzas de Cambio Democrático.

En quinto lugar, Al-Assad se comprometería a celebrar unas elecciones parlamentarias supervisadas internacionalmente en 2014, cuando estaban previstas las elecciones presidenciales.

El último punto, siempre según la versión del diario, indica que el presidente puede participar de los comicios. Para Al-Assad, su dimisión es un tema "superado" por razones de soberanía, según dijeron algunas fuentes, y faltaría que la comunidad internacional y la oposición aceptaran la reelección del mandatario.

El éxito de la iniciativa dependerá del resultado de una próxima reunión entre Brahimi y los vicecancilleres de Rusia y de Estados Unidos, indicó el diario.

El plan de Al-Assad se denomina "Ginebra 2", en referencia al acuerdo suscrito por las principales potencias mundiales en la ciudad suiza en junio pasado, en el que se acordó la formación de un gobierno de transición en Siria.

En tanto, ayer, por lo menos 43 personas murieron en Siria, según un balance provisto por los opositores Comités de Coordinación Local (LCC).

De acuerdo con grupos disidentes, el régimen disparó proyectiles contra Jobar, un enclave sunnita cercano al centro de Damasco, un día después de bombardear Daraya, un suburbio al este de la capital. En los últimos meses, los rebeldes lograron tomar el control de varios suburbios de Damasco, el centro del poder de Al-Assad.

La prensa estatal siria anunció que el presidente ofrecería un discurso hoy. Sería su primera declaración pública en varias semanas. Un canal de televisión local sostuvo que Al-Assad comentaría "los eventos en Siria y la región".

La guerra civil en Siria, que comenzó como un levantamiento contra Al-Assad en marzo de 2011, causó la muerte de por lo menos 60.000 personas, de acuerdo con la ONU.

Coment� la nota