Aspirante a juez crea un dilema en el Consejo de la Magistratura santafesino

El juez civil y comercial de Rosario, Marcelo Bergia es el candidato mejor posicionado para ocupar un lugar vacante en la Cámara del mismo fuero. El año pasado fue entrevistado para un cargo en Venado Tuerto, pero quedó relegado por defender la "cosa juzgada" por encima de los juicios por delitos de lesa humanidad y la apropiación de niños. Dijo también que en Argentina "no hay discriminación". Mañana, el Tribunal Evaluador del Consejo de la Magistratura emitirá un dictamen. Si es positivo, la decisión final la tendrá el gobernador.
Marcelo Bergia, juez civil y comercial de Rosario, fue entrevistado la semana pasada por los integrantes del Consejo de la Magistratura de Santa Fe, encargado de valorar las condiciones profesionales y éticas de los aspirantes para ocupar un espacio en la justicia. El magistrado, es el mejor posicionado para ocupar una de las vacantes existentes en la Cámara de Apelación Civil y Comercial, salas I y II de Rosario. Bergia llegó a la entrevista el pasado miércoles con el mejor puntaje entre los candidatos: 180 puntos, divididos en 95, de la prueba de oposición y 85, en los antecedentes. Detrás de él se ubicaron Gerardo Daniel Muñoz (168 puntos) y Darío Luis Cúneo (165).

Frente al cuerpo colegiado entrevistador, integrado por el secretario de Justicia de la provincia, Roberto Vicente, la doctora Sandra Frustagli, en representación de la Universidad Nacional de Rosario y Osvaldo Strata, por la Universidad Nacional de Litoral, Bergia cuestionó la lentitud del Consejo y volvió a referirse a causas sensibles, vinculadas con los juicios activados en el país contra los represores de la última dictadura militar, acusados de cometer delitos de lesa humanidad. Con los nuevos lineamientos incorporados por esta gestión gubernamental, los aspirantes deben, además de tener buenos antecedentes y realizar una óptima prueba de oposición, "manifestar un categórico respeto por los derechos humanos y las instituciones de la democracia".

Bergia ya había sido entrevistado por un jurado del Consejo el 14 de octubre del año pasado, en Venado Tuerto, en la primera de las audiencias celebradas bajo el nuevo esquema de selección. El magistrado pudo haber quedado primero en la lista tras la renuncia del abogado Gabriel Carlini, que abandonó el concurso expresando su malestar con el sistema puesto en marcha. En aquella oportunidad, el jurado entrevistador estaba compuesto por el secretario de Justicia, Roberto Vicente, la docente de la UNR Stella Maris Alou y su par de la UNL, Luis Niel Puig. Las respuestas de Bergia ante los miembros del Consejo fueron difundidas por el programa televisivo Anima Político, en octubre del año pasado, y luegopublicadas en varios medios locales y provinciales.

-¿Cuál es su opinión sobre los juicios realizados a los represores de la dictadura militar?, le preguntó el secretario de Justicia Roberto Vicente

-No estoy suficientemente instruido de la parte técnica. Me parecen una ideologización oportunista de los procesos judiciales. Nadie, por ningún motivo, podría dejar de censurar o criticar la actuación de las Fuerzas Armadas, ni de los grupos paramilitares, ni de otras organizaciones terroristas durante la década del '70. No obstante lo cual la afectación de instituciones como la cosa juzgada es tan inconstitucional o tan grave como admitir ese tipo de conductas. Cuando una persona ha sido juzgada, y hay en su favor cosa juzgada, debe respetarse, aunque la cosa juzgada sea injusta. Porque, reitero, no hay posibilidad alguna de vivir en sociedad si no se respeta la ley, sobre todo cuando no nos gusta respetarla. Porque cuando nos gusta respetar la ley es fácil, pero cuando no nos gusta respetar la ley es cuando más hay que respetar. Si usted me pregunta qué opino con toda esta reapertura de juicios, creo que es una utilización mediática de procesos judiciales, no lo puedo calificar de otra manera. Eso es muy efectivo cuando otras cuestiones van relativamente bien: cuando va bien la economía, el equilibrio social, cuando hay otras cuestiones más importantes que afectan la panza de la gente, esas cuestiones quedan en segundo lugar.

-¿Y sobre la apropiación de chicos en la dictadura?, insistió el jurado

-Es muy amplio el tema de la apropiación de chicos, tampoco estoy imbuido ahí. Hay otro derecho que es bien incuestionable que es la necesidad de que todas las personas conozcan sus orígenes, los sepan, eso es incuestionable, no puede soslayarse; pero reitero, si hay cosa juzgada, hay cosa juzgada.

- Sobre la ley 23592 conocida como ley antidiscrimación, ¿le parece que logró el objetivo de la igualdad sin discriminación?- le preguntaron

-La igualdad es una cuestión social, no de ley. Una sociedad igualitaria y justa lo es porque siente y quiere ser igualitaria y justa y no porque una ley se lo imponga. Sin perjuicio de lo cual es bueno que haya alguna ley que implique sanciones o que trate de prevenir conductas antidiscriminatorias. Si ustedes me preguntan si en nuestro país hay discriminación, yo diría que básicamente no, pero porque no queremos discriminar, no porque haya una ley. Nuestro país es relativamente amplio en esta materia y creo que hay una conciencia social de no discriminar: igualdad de sexo, igualdad de religiones, de orientación sexual. La única discriminación que en nuestro país realmente hay es la discriminación económica, pero eso no lo arregla ninguna ley, eso lo arregla una economía eficiente, expansiva, inclusiva.

Bergia se sentó frente al jurado entrevistador el miércoles 11 de noviembre. En la sala escuchaban sus respuestas la secretaria de Derechos Humanos de la provincia, Rosa Acosta; el secretario de Transformación de los Sistemas Judiciales,Carlos Giandoménico; el presidente del Colegio de Abogados de Rosario, Arturo Araujo; la presidenta del Colegio de Magistrados, María del Carmen Álvarez; el director de Programas de Derechos Humanos, Oscar Blando; la directora provincial del Consejo de la Magistratura y Jueces Comunales, Carolina Zancada; además de profesionales del Derecho, estudiantes y público en general. El magistrado aspirante a camarista, volvió a defender "la cosa juzgada", pero sin la vehemencia que expresó en la entrevista de octubre de 2008. Roberto Vicente, secretario de Justicia y presidente del jurado, evaluaba emitir un dictamen negativo, en base a los antecedentes que lo dejaron fuera de carrera el año pasado cuando, finalmente, el gobernador Binner elevó a la Legislatura el pliego de Héctor López. Pero la ausencia de los 34 miembros del Frente Progresista y de la vicegobernadora Griselda Tessio hizo fracasar la Asamblea del pasado 11 de diciembre. La historia había quedado escrita. El primer juez de la era socialista fue nombrado de forma ficta.

Comentá la nota