Aspera réplica justicialista por la autonomía municipal

El justicialismo acusó recibo del rechazo oficialista a avanzar con la autonomía municipal vía reforma legal: el diputado provincial Marcelo Gastaldi, impulsor del proyecto, aseguró ayer que el socialismo "terminó poniéndole un techo a la ciudad, y es preciso superar ese límite".
Luego de que Raúl Lamberto, jefe de la bancada del Frente Progresista en la Cámara baja santafesina, considerara "una alternativa" la iniciativa opositora, Gastaldi advirtió a La Capital que "hay discusiones que el socialismo da a medias, como la del Código Urbano, y otras a las que se niega en forma sistemática, como la autonomía mediante una ley, que beneficiaría a Rosario en términos concretos".

   Lamberto no había desestimado totalmente la propuesta del PJ, aunque alertó sobre el riesgo de que los retoques legales habiliten una autarquía acotada. Por eso reforzó la posición histórica del partido de la rosa roja: autonomía a través de una reforma constitucional.

   "Es una oportunidad que no habría que desdeñar", replicó Gastaldi, quien de todos modos rescató el reciente diálogo, junto a los diputados provinciales por Rosario, con el intendente Miguel Lifschitz para analizar los recursos del fondo sojero.

   El legislador sí subió el tono para alertar, en función de distintas voces oficiales que salieron al cruce de iniciativas del justicialismo centradas en problemáticas de Rosario, que "es notorio que el modelo socialista muestra claros signos de agotamiento, incluso en el sistema de salud y en la política cultural, referencias de la gestión en su momento".

   "Ni hablar de los servicios públicos y las políticas activas para la producción", prosiguió Gastaldi, envuelto por el clima preelectoral, para luego concluir que "el oficialismo terminó poniéndole un techo a la ciudad, y es preciso superar ese límite".

   Buscando tomar uno de los estandartes socialistas, Norberto Nicotra, Victoria Ramírez, Oscar Urruty y Gastaldi fogonean una reforma de la ley de municipios para que todo centro urbano de más de 10 mil habitantes, de primera o segunda categoría, pueda dictar su propia carta orgánica.

   Lamberto, en tanto, repasó los intentos fallidos y les dejó picando un interrogante a los justicialistas: "¿Por qué no lo hicieron cuando estaban en el gobierno?". l

Comentá la nota