Te asistiré

Viatri y Gaitán se conocen desde que eran así de chiquitos y mañana los espera una responsabilidad bien grande: ser la dupla de ataque. Ya tiran paredes...
Me dijo que la rompiera en la práctica jugando como delantero... (Nico)

-¿Y qué pasó?

-La rompió, je. (Lucas)

Hace 10 días, cuando mantuvieron esta charla (y se la contaron a Olé) no pensaron que se les iba a dar. Y mucho menos juntos. Nicolás Gaitán tuvo que esperar dos partidos para jugar por primera vez como delantero y de titular. Lucas Viatri la tuvo aun más difícil, si Martín Palermo no le presta un ratito el puesto, lo tiene que ver desde el banco. Pero las circunstancias, lesiones de unos y convocatoria del otro, los va a encontrar por primera vez desde el arranque como dupla de ataque, reeditando sus partidos en Reserva y, por qué no, su pasado en Parque, cuando eran pibes. Ayer, al menos, la inédita parejita comenzó a dar sus frutos: 3-1 a los suplentes, con dos de Nico y otro de Lucas. Que lo repitan mañana...

"El partido que más recordamos es uno que jugamos ante Newell's, en Rosario, y nos asistimos", recuerdan al unísono. No es para menos: esa tarde de jueves, los dos la rompieron y se ganó 4-2, en un partido postergado por la segunda fecha de aquel Apertura en el que luego Boca se consagró. A Gaitán le tocó arrancar desde el banco, pero fue fundamental su ingreso. Entre los dos, sellaron la victoria, necesaria en momentos en los que el equipo aún vagaba en la tabla. Primero, Viatri le dio un pase a lo Riquelme para que 28 la picara de zurda, con lujo incluido. Dos minutos después, le devolvió un centro preciso para que el 9 la metiera de memoria. Eso, dicen, esperan que vuelva a suceder mañana por la noche ante Racing.

"Es un gran asistidor y es uno de los jugadores que posee mejor técnica dentro del plantel, junto con Román y Pocho (Insúa). Sé que él encara y me puede sacar el centro a la carrera o darme un pase por abajo de la nada. Eso sí, le voy a decir que baje un cambio, porque cuando pica, se te va y no lo alcanzás más. Le tengo que avisar que me espere a que llegue, jeje", se divierte Viatri. "Sé que tendré que abastecerlo adentro del área, pero no sólo eso. Yo también tengo que estar atento porque él, con su buena técnica, es capaz de dejarme de cara al arco en cualquier momento con una descarga", agrega Gaitán. Sí, una florería completa...

-¿Qué es lo que destacan uno del otro?

Lucas: Además de la técnica, que puede sacarte un remate al arco desde cualquier sector. Está bueno que lo aproveche cuando le queda el hueco. Tiene una gran pegada.

Nico: El tiene buen pie y, por eso, espero que podamos tirar algunas paredes. Es un gran delantero de área, que puede marcar la diferencia.

-A los dos les toca ocupar un lugar prestado. ¿Cómo lo viven?

N: Está buena esta nueva posición, de a poco le encontraré los secretos al puesto. Me gusta porque me permite quedar mano a mano con los defensores

y es ahí cuando puedo hacer valer mi cambio de ritmo, en el uno contra uno.

L: Me había pasado lo mismo cuando Martín se lesionó. Yo sabía que iba a jugar y que cuando volviera me quedaba afuera. Sé que el puesto es de Palermo, yo trato de aprender de él.

-Boca necesita otro triunfo. ¿Por dónde pueden pasar las claves?

L: Los defensores nos piden que retengamos más la pelota adelante, que no vuelva tan rápido. Los dos tendremos que ser inteligentes para aguantarla y evitar las contras. Tenemos que buscarnos mutuamente.

Nico coincide pero, además, suma a un tercer protagonista. Claro, es que si no pueden asistirse entre ellos... ¿qué mejor que tener a Riquelme? "Lucas y yo deberemos estar atentos a Román. En cualquier momento te manda un pase entre líneas sin pensarlo". Y, así es más fácil.

Comentá la nota