La Asistencia Financiera nacional asegura el pago de sueldos de marzo.

Negociaciones sobre la hora con el secretario de hacienda de la Nación Juan Carlos Pezoa y con la responsable de relaciones con las provincias del Ministerio de Economía, Nora Fracarolli, permitieron asegurar el pago en fecha de los sueldos de la provincia.
Se trata de los fondos del Programa de Asistencia Financiera (PAF) por el que se reprogramaron parte de los vencimientos de la deuda de este año. El programa repone en cuotas bimestrales, el dinero que se descuenta automáticamente y día a día de la coparticipación que se gira a la provincia.

La provincia firmó el mes pasado el acuerdo con la Nación y logró que se refinancien unos 290 millones de pesos, el 68,72% de los 422 millones que vencen este año.

Este es uno de los años de mayor impacto en el flujo de los vencimientos, se descuentan mensualmente unos 40 millones de pesos a los fondos que recibe el Chaco, por el pago de los intereses y los vencimientos de capital de los Bonos Garantizados (Bogar) que refinanciaron la deuda en 2001.

El pago de la primera cuota, que repone lo ya descontado al Chaco en el primer trimestre, constituyó un aporte determinante para asegurar el normal cumplimiento de cadena de pagos salariales, en el marco de una creciente retracción de los recursos generales.

Dada la caída de la recaudación nacional y de las expectativas mínimas de evolución, sólo el esforzado aporte de la recaudación provincial que se logra mantener sin bajas, mantiene en equilibrio la ejecución del presupuesto local.

La confirmación del envío desde este lunes de la primera cuota del PAF de este año, evitó que el Chaco repita las demoras en los pagos de sueldos que se registran ya en varias provincias del norte argentino como Salta y Tucumán, ya con cronogramas para el cobro de los empleados estatales.

Restricciones crecientes

El ajustado panorama financiero de la provincia, está obligando a crecientes restricciones en el giro de fondos y partidas hacia las diferentes jurisdicciones de la administración.

En el primer trimestre se sufrió la pérdida de unos 45 millones de pesos de ingreso, en función de la expectativa de evolución de la recaudación sobre la que se elaboró el Presupuesto de este año. "Muchas áreas quedaron ‘en posición adelantada’ y ahora están reclamando fondos que no hay", comentó una fuente de Economía para graficar la creciente tensión que marca el día a día de la ejecución presupuestaria, con proveedores de todo tipo reclamando en muchos casos el pago de acreencias erogadas el año pasado.

Una imponderable deuda flotante se va atendiendo progresivamente y en virtud de los fondos disponibles en cada caso, mientras en muchas áreas se insiste en seguir devengando nuevos gastos.

"Ahora se pagaron sueldos en término y esperamos que se van a pagar así en Abril", resumió la misma fuente de Economía, negándose a hacer un pronóstico más extenso.

Comentá la nota