Las Asignaturas Pendientes del gobernador

Las Asignaturas Pendientes del gobernador
Eduardo Brizuela del Moral, Gobernador de la Provincia de Catamarca, tiene con el departamento Andalgalá, una serie de cuentas pendientes, cuentas que tienen que ver con sus obligaciones indelegables como primer mandatario.
El ciudadano común, aquel que este 8 de marzo va a votar, comenta en las calles y en las colas del super, que este funcionario no viene a la ciudad desde hace muchos años y que solamente se lo ve en las fotos que salen en los diarios; recuerda que A.C. un tiempo similar prometió que se construiría la ruta que nos une con Belén; que el IES Andalgalá tendrá su propio edificio; que en el hospital se nombrarán a varios jefes de hogar que hace mucho tiempo trabajan ahí por 150 pesos; que en ese nosocomio habrá una sala de terapia intensiva y los pacientes contarán con una adecuada atención médica en momentos de dolor a partir de la provisión de los insumos mínimos; prometió el gobernador que Andalgalá será el eje del desarrollo provincial con la explotación del yacimiento Agua Rica; prometió la ruta que nos une con la capital y prometió y prometió.

Sin embargo nada de eso se cumplió porque sencillamente –comenta la gente- a Brizuela del Moral no le interesa Andalgalá y solamente se acuerda de ella cuando hay que cobrar el dinero de las regalías mineras que le sirve para seguir sobredimensionando el estado con su concepción nepótica del poder.

Se espanta la gente cuando tiene que ir al hospital y acostarse en camas destruidas, colchones demasiado gastados por el uso al igual que las sábanas. Hablar de los sanitarios es doble espanto a pesar de los riesgos de contaminación que ahí se generan. La farmacia vacía de medicamentos caros es muestra clara de la desidia y negligencia del ministro de salud que solamente recibe órdenes del primer mandatario.

Es una vergüenza que las mujeres agrupadas en la ONG Huarmy tengan que hacer un bono contribución para que por fin el mamógrafo se instale, ante la respuesta negativa por parte de este estado ausente. Las ambulancias no alcanzan a cubrir las necesidades específicas por la cantidad de derivaciones que se producen a diario, de tal manera que el San Juan Bautista está abarrotado de pacientes andalgalenses que no encuentran solución a sus problemas médicos y estiman que antes de morirse prefieren hacinarse en el hospital de la Capital. La gran deuda de Brizuela del Moral que seguramente vendrá en estos días a pedir el voto.

Pesada cruz la que debe cargar Alcira Moreno, una mujer radical intachable que ve peligrar seriamente su ingreso al concejo deliberante y mira impotente de qué manera Bustamante y Scaltritti quieren hacer su agosto con la dispersión del radicalismo, aunque no les vendría nada mal ganar esta elección, para lo que no dudan en poner en marcha la macabra maquinaria del apriete a humilde gente que lo único que quiere es comer.

En el tema educativo, la deuda es también grande, sobre todo con los discapacitados y la gente del nivel superior a los que las respuestas son siempre vagas y poco creíbles a la hora de concretar cosas como los lugares físicos para que puedan trabajar los docentes y formarse los alumnos.

Efectivamente, la doña que hace las compras todos los días, las que deben resignarse a la pobreza y a hacer magia para cocinar con cinco pesos, está conciente de las ausencias del gobernador y seguramente, pensamos, aplicando el más elemental principio, lógico, tal situación se transformará en una contundente respuesta electoral.

Pasa en Andalgalá. Así se ve, así se siente y así se intenta describir.

Comentá la nota