La asignación llegaría a 21.000 familias pampeanas

La asignación de 180 pesos por hijo a los desocupados o trabajadores "en negro" llegaría a 21.000 familias pampeanas, de acuerdo con los primeros cálculos que se hicieron en el Gobierno Provincial, aunque todavía no está del todo claro el modo en que se implementará el programa.
Entre otras cuestiones, resta resolver con claridad si la nueva asignación es compatible con la pertenencia a otros beneficios sociales que otorga el Estado.

La Provincia tiene informatizada una base de datos en el "Pilquén", que cruza a los distintos beneficiarios de planes oficiales.

La firma de un convenio entre La Pampa y el Gobierno central implica que la Provincia debe brindar la información a Nación para que se pueda hacer efectivo el aporte.

En principio, incluso se anticipó que se darían de baja las tarjetas alimentarias de aquellas personas que recibieran la asignación por hijo menor de 18 años, pero finalmente se resolvió que ambos beneficios podían convivir.

En el Ministerio de Bienestar Social pampeano analizan cómo se implementará el programa en el caso del Plan Madres, ya que en teoría habría alguna incompatibilidad. Sin embargo, el subsecretario de Trabajo provincial, Marcelo Pedehontaá, dijo la semana pasada, claramente, que esos sectores -al igual que Jefes y Jefas de Hogar, PIL y todas las vertientes que surgieron del plan nacional de los $ 150- pueden acceder al nuevo aporte.

Comentá la nota