La asignación por hijo permitirá que 35.000 chicos regresen a las escuelas

La implementación de la asignación universal por hijo hará que en el Chaco regresen a las escuelas 35.000 chicos que en algún momento abandonaron el sistema educativo, ya que para cobrar el beneficio los padres tendrán que presentar certificados que acrediten que los menores en edad escolar van al colegio.
Así lo señaló ayer la ministra de Desarrollo Social, Beatriz Bogado, al hablar con NORTE sobre el resultado de la reunión mantenida con su par nacional, Alicia Kirchner, en esta semana, acompañada del gobernador Jorge Capitanich.

Bogado dijo que la entrevista "fue muy buena", porque "planteó una perspectiva muy interesante hacia adelante, con un fuerte acompañamiento al Chaco y coincidente con nuestra intención de concentrar los esfuerzos en las soluciones de fondo e ir saliendo paulatinamente de las programas meramente asistencialistas".

La asignación por hijo

La ministra volvió a destacar la importancia de la asignación por hijo, y señaló que en el Chaco "tendrá un fuerte impacto económico y social". El titular de la delegación local de la ANSeS estimó que en la provincia se pagarán 300.000 de esos beneficios, lo que en el año representa una masa de recursos de más de 600 millones de pesos.

Bogado dijo que la implementación de esa ayuda del Estado también provocará el regreso a la escuela de "unos 35.000 chicos que en su momento abandonaron el sistema educativo", ya que uno de los requisitos para mantener la asignación es que cada fin de año se presenten los certificados de escolaridad de los menores en edad de ir al colegio.

Ese aspecto fue poco difundido entre el cúmulo de informaciones que se dieron a conocer en relación con la tramitación y cobro del beneficio. Incluso, pocos saben que cada mes no se pagarán los 180 pesos por hijo, sino 140, ya que los 40 pesos restantes se retendrán en la cuenta del beneficiario, y se cobrarán las sumas retenidas a fin de año, cuando los padres presenten los certificados de escolaridad y de controles sanitarios de los hijos por los que perciben la asistencia.

"Es una contraprestación que tiene que ver con la necesidad de que los chicos vayan a la escuela y tengan controles médicos periódicos. A la vez, para recibir a estos miles de chicos que volverán a las escuelas, el sistema educativa tendrá que estar preparado, en todo sentido. En el aspecto de infraestructura, pero también en lo pedagógico, para darles contención a esos menores", dijo Bogado a NORTE.

Articulaciones

necesarias

Por eso, Bogado dijo que las políticas sociales, y la asignación por hijo en particular, demandan "una artículación con otras áreas, como el Ministerio de Educación. Por eso el ministro también formó parte de la entrevista con Alicia Kirchner".

"También será necesario coordinar estrategias y acciones con el Ministerio de la Producción, porque con la ministra Kirchner ratificamos la idea de trabajar fuertemente en planes para la generación de empleo, y eso, en una provincia como la nuestra, esencialmente agrícola, implica hablar de toda esta tarea con el ministro Orban y su equipo", explicó.

La funcionaria dijo que también en lo atinente a la conformación de cooperativas de trabajo que vayan absorbiendo a los desocupados que hoy cobran planes asistenciales "hay un compromiso muy marcado del gobierno nacional con el Chaco".

Sobre la magnitud del apoyo financiero para esas cooperativas y para los programas asistenciales y de generación de empleo, dijo que "todavía no se habló de montos, pero ya vamos a llegar a esas definiciones, que seguramente serán importantes. Por ahora, de lo que hablamos fue de los lineamientos centrales que hacen a la política social nacional y provincial".

El cierre de año

En cuanto al balance de sus meses al frente del ministerio, ya sobre el fin de año, Bogado rescató que "hubo una avance importante en la organización de la estructura orgánica funcional, por primera vez, con consenso con los trabajadores".

A eso sumó que, a su juicio, se logró "un ordenamiento de las políticas sociales, con más controles y transparencia, jerarquizando todo lo relacionado con la economía social, que no por casualidad adquirió el rango de subsecretaría. Es un cambio paradigmático".

Sobre lo que viene, se mostró optimista. "El 2010 va a ser un año de muchos avances, en el que creemos que vamos a tener mucho trabajo y una mejora sustancial en la convivencia, de la mano de una situación económica más favorable que va a repercutir en lo social, donde vamos a poder ir hacia las soluciones de fondo, saliendo de lo meramente asistencial".

Comentá la nota